TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

viernes, 2 de mayo de 2014

coaching: 10 actitudes para ser más productivos en el trabajo

Coaching: 10 actitudes para ser más productivos en el trabajo

 / 2 mayo 2014

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles ha publicado un decálogo con unas pautas para que, tanto los empresarios como los trabajadores, sean más productivos en los puestos de trabajo.

trabajo oficinaLa Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles considera que, para hacer que los españoles seamos más productivos en el trabajo, es preciso adoptar medidas valientes e imaginativas que permitan conseguir una mayor eficiencia de nuestras empresas y por tanto de sus ejecutivos y de sus trabajadores.

Necesitamos que nuestros sistemas de trabajo evolucionen rápidamente hacia unos objetivos de mayor productividad y calidad, y para ello es necesario: aplicar estrategias de motivación, estimular un pensamiento positivo frente a la adversidad, buscar fórmulas que incrementen el rendimiento de los trabajadores o liberar la mente de estrés para trabajar mejor

Estas medidas pasan, invariablemente, por llevar a cabo reformas estructurales que den un mayor valor al tiempo y un cambio sustancial en nuestros horarios, haciéndolos más racionales, flexibles y humanos, y acercándolos a los de otros países europeos.

En virtud de todo ello, la Comisión Nacional propone 10 actitudes para que los empresarios y los trabajadores pongan en práctica en sus instituciones y mejoren así su rendimiento y por tanto su productividad:

1. Dirigir por objetivos. A los empleados hay que valorarlos por los resultados. Medirlos por objetivos concretos, recompensando a los más eficaces y reconduciendo a los que no lo son.

2. Promover el talento. El talento no sólo se busca en el proceso de selección, también se desarrolla dentro de la empresa y, después, hay que mantenerlo. Para ello no sólo hay que evitar que los trabajadores más preparados se vayan a otra empresa, sino que hay que tener siempre presente que un trabajador descontento reduce considerablemente la potencialidad de su talento. No olvidemos que del talento depende el éxito.

3. Motivar a los trabajadores. Estimularles, inspirarles, fomentar que tengan iniciativas propias dando libertad a la creatividad. La empresa y el trabajador han de formar un todo. Se hace necesario potenciar las medidas de conciliación y flexibilidad para elevar su motivación; rinden más cuando ganan tiempo para su vida privada y cuando se les concede mayor capacidad de decisión y responsabilidad.

4. Pensar en positivo. Las situaciones de crisis, aunque parece mentira, son siempre una oportunidad para mejorar. La racionalización de los horarios españoles, normalizándolos con los de demás países de la Unión Europea, traerá indudables beneficios de motivación para los trabajadores y trabajadoras que nos pueden dar la oportunidad de avanzar en la mejora de nuestro sistema productivo, haciéndolo definitivamente más competitivo.

5. Adaptarse a la realidad. Si no queremos trabajar a ciegas, hay que estimular a los directivos para que proporcionen directrices, saber qué esperan de uno y qué condiciones del negocio han cambiado para adaptarse.

6. Trabajar en equipo. Es preciso luchar juntos, unir fuerzas para salir adelante.

7. Ir tarea por tarea. Para mejorar la calidad de nuestro trabajo, es recomendable apuntar todas las tareas para vaciar la mente de estrés; y concentrarse en ellas una a una, abordándolas de principio a fin y tachándolas una vez las hayamos realizado. Si así lo hacemos ganaremos en perspectiva y en control de nuestro propio tiempo. Intentar hacer todo a la vez no funciona.

8. Protegerse del mail y del móvil. Para gestionar bien el día a día en nuestro trabajo, hay que saber organizar las agendas y eliminar, por ejemplo, las reuniones, actos, y viajes que sean prescindibles. También debemos defendernos del mail y del móvil; es importante planificar espacios en los que se cierra el correo y se hace el trabajo concentrado y sereno. Mirar cada cinco minutos si entra algo sólo sirve para distraerse y estar tenso.

9. Organizar mejor la jornada. Para empezar, hay que ser puntuales. En Europa y Estados Unidos suelen empezar la jornada a las ocho y dedicar media hora a comer; en España hasta pasadas las nueve no arrancamos, hacemos descanso para el café y almuerzos de dos horas, y la carga de trabajo entre la mañana y la tarde está descompensada. Todo ello es malo para la productividad, y por lo tanto para salir de la crisis.

10. Reunirse con efectividad. Las reuniones deben ser más cortas e involucrar a menos personas; celebrarse por la mañana o a primeras horas de la tarde; prepararlas con antelación y que no se conviertan en discusiones inútiles sobre asuntos de poca importancia. Igual que se fija una hora de comienzo hay que fijar también hora de finalización, y cumplirlas con un orden del día claro y anticipado.


(Fuente: 5CERO2 Comunicación)

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

La educación financiera: parte de la RSE

La educación financiera: parte de la RSE

Víctor Manuel Sierra Naranjo

Las empresas y organizaciones en general hacen parte de una sociedad y como miembros de la misma tienen igualmente unos deberes y obligaciones, éstas definen sus funciones económicas claramente, saben de sus compromisos financieros con sus accionistas o socios, con sus empleados, con el gobierno, con sus clientes y proveedores; sin embargo, las funciones y obligaciones de las empresas trascienden el campo económico; también tienen un alcance social y ambiental.

Diferentes gobiernos, organizaciones multilaterales y un número importante de empresas y organizaciones han adelantado acuerdos, programas y proyectos orientados a impactar la sociedad no sólo en lo económico sino también en lo social y ambiental; de ahí que sea común y algo normal en los últimos tiempos escuchar el término de responsabilidad social empresarial; hoy en día es claro  que este concepto  ha trascendido los círculos de los expertos y ha pasado al debate público, como consecuencia del papel que desempeñan y del impacto que suponen hoy por hoy las empresas en las sociedades en las que operan.

El alcance de la responsabilidad social empresarial debe ser entendido más allá del cumplimiento de las normas y leyes en general. Éstas deben ser atendidas en todo momento y dentro del marco regular de obligaciones de cualquier empresa; la Dirección debe liderar estrategias y programas que impacten a la sociedad en aspectos que mejoren su calidad de vida y sobre todo estas acciones deben considerar a los empleados de gran manera. 

Una de las acciones que se debe emprender es la de la capacitación y dentro de la gestión de una empresa moderna, ésta es de primera necesidad para la adaptación de su personal a los constantes requerimientos de mercados competitivos, que exigen mayor velocidad de respuesta y mayores estándares de calidad de los servicios y productos; es esto entonces fundamental para sostener la empresa como un oferente competitivo en cualquier sector de la economía. Pero en el marco de lo que se entiende por una política de responsabilidad social en las empresas, la capacitación debe integrar, además de los cálculos técnicos, de productividad y de rentabilidad financiera, criterios de desarrollo humano y vocacional de su personal.

En este aspecto se resalta la importancia de ofrecer programas de capacitación de gran impacto en la calidad de vida de los empleados, sin abandonar los programas de cualificación orientados a la calidad técnica y empresarial de los mismos.

La educación financiera sería entonces un excelente programa que cumpliría con este propósito de formación con desarrollo humano, con orientación a la mejora de calidad de vida de los empleados y con alcance más allá del mismo empleado ya que se impacta su hogar y su comunidad cercana.

La educación financiera es un instrumento muy útil para impulsar una mejor administración de los recursos a nivel personal y en los hogares, y cualquier aporte que se haga en este aspecto tiene gran impacto en la sociedad. Las finanzas tienen gran importancia, muchas de nuestras decisiones, que tomamos con frecuencia, necesitan de conocimientos básicos financieros que nos permitan tener seguridad en dichas decisiones y además que nos conlleven a una sostenibilidad y crecimiento financiero a nivel personal y familiar.

Así entonces se hace una invitación puntual a los directivos de las empresas para que se incluya la educación financiera de los empleados dentro de las actividades de la responsabilidad social empresarial.



Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile