TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

viernes, 16 de mayo de 2014

Inteligencia emocional, su papel decisivo para alcanzar el éxito

Inteligencia emocional, su papel decisivo para alcanzar el éxitoInteligencia emocional, su papel decisivo para alcanzar el éxito


Tradicionalmente la sociedad ha vinculado el éxito con la inteligencia cognitiva, pero a efectos prácticos la realidad nos indica todo lo contrario. Quizá en cierta ocasión nos hemos preguntado cómo aquel compañero de clase que parecía algo torpe ha prosperado luego en la vida mientras que otro con un cociente intelectual elevado se perdió por el camino sin llegar a concretar nada.

Más allá de una cifra, nuestra capacidad de supervivencia, el modo en que orientamos la faceta personal y profesional parece un aspecto decisivo. Pues aunque la inteligencia pura no deja de ser importante ésta requiere un enfoque global tal y como apuntó el filósofo Platón "todo aprendizaje tiene una base emocional".

Lo que hoy llamamos "inteligencia emocional" (EQ) gana enteros en un mundo donde cada vez estamos más interconectados de forma compleja. En términos coloquiales esta inteligencia de la calle nos permite manejar con acierto los conocimientos adquiridos, gestionar en armonía las emociones tanto las propias como las de los demás.

"Lo que tiene la inteligencia emocional es que te hace creer más confiado, bueno en la lucha por tus objetivos, adaptable y flexible. Te recuperas más pronto del estrés y eres resilente" expresa el psicólogoDaniel Goleman, quien de acuerdo a su experiencia en enfoque cognitivo categoriza cinco componentes de la inteligencia emocional: la autoconciencia, autorregulación, motivación, habilidades sociales y  empatía.

Podemos destacar en algunas de estas áreas y ser deficiente en otras, lo importante es que tenemos el poder de mejorar. De momento si quieres averiguar cuán emocionalmente inteligente eres  no te pierdas los 14 signos que  revelan un alto EQ.

1.    Sientes curiosidad por la gente que no conoces: en caso afirmativo posees un cierto grado de empatía. La gente altamente empática (HEPS) son sensibles a las necesidades del resto por lo que sus emociones pueden resonar como propias, son muy curiosos acerca de los extraños e interesados en aprender de los demás.

2.    Eres un gran líder: además de poseer talento, una sólida ética de trabajo y ambición, los líderes también gozan de  un alto grado de inteligencia emocional. Según la investigación de Goleman encontró que cerca del 90 por ciento de los altos perfiles de liderazgos se debían a la inteligencia emocional en vez de la capacidad cognitiva.

3.    Conoces tus fortalezas y debilidades: la autoconciencia propicia una mayor honestidad con uno mismo. Una persona con esta cualidad aprende a identificar las áreas de fortaleza y debilidad, y cómo trabajar más eficazmente para salvar los obstáculos.

La propia aceptación genera una fuerte confianza,  entre otras cosas, porque no estamos pendientes de la comparación.

4.    Sabes cómo mantener el nivel de atención: la capacidad de concentración en el trabajo o al realizar determinada tarea nos permite evitar las distracciones y perseguir el fin con tesón. El desarrollar este factor durante la infancia puede significar en un futuro el éxito financiero o fructíferas relaciones familiares.

5.    Cuando estás molesto sabes el porqué: a menudo las emociones se asemejan a una montaña rusa por su constante fluctuación. A lo largo del día podemos pasar de la ira al llanto y sin embargo un aspecto importante es reconocer cuando empezamos a recibir dichas emociones, examinar su efecto para evitar así el colapso.

6.    Puedes llevarte bien con la mayoría de gente: porque  eres tolerante al resto de mentalidades y prefieres ver lo que te une  a las personas en lugar de lo que te  separa.

7.    Te preocupas por ser una buena persona: aunque en ocasiones la bonhomía se relegue a un papel secundario, bien debiera ser una de las máximas prioridades. La "identidad moral", el cuidado de las personas es inherente a la creación del EQ.

8.    Te tomas tiempo para reducir el ritmo y ayudar a los demás: el pararnos en la vida contribuye a distanciarnos de los propios problemas y prestar atención a los demás.  A menudo vivimos con tal estrés que dejamos de ser conscientes de las necesidades de la gente que nos rodea. La abstracción total nos aleja de la empatía y compasión.

9.    Eres bueno en la lectura de expresiones faciales de las personas: entender el lenguaje no verbal nos aproxima a los sentimientos de los otros, incluso aquellos que no son revelados de forma consciente.

10.    Después de caer, inmediatamente intentas levantarte: cuando una persona emocionalmente inteligente experimenta un  contratiempo es capaz de recuperarse de forma relativamente rápida.

Esto se debe en parte la autoconciencia de las emociones negativas evitando que nos desborden, luego proporciona un cierto colchón y trabajo de la capacidad de resistencia.

11.    Detectas con facilidad qué tipo de persona tienes delante: tus intuiciones rara vez fallan por lo que siempre tienes una idea aproximada acerca de la personalidad del interlocutor.

12.    Confías en tu instinto: una persona emocionalmente inteligente es alguien que se siente cómoda siguiendo su intuición. A menudo los primeros instintos cobran más fuerza que la razón tan solo hay que escuchar esa voz interior.

13.    Te automotivas sin necesidad de un agente externo: la ambición unido al trabajo forman parte de tu ADN por lo que puedes enfocar tu atención y energía en la búsqueda de nuevos objetivos.

14.    Sabes decir "no": la autorregulación favorece la disciplina y evita caer en hábitos poco saludables. El saber aquello que nos conviene o no sin la necesidad de una constante aprobación.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

5 tips para hablar mejor en público

5 tips para hablar mejor en público

by OSWALDO OLIVAS on 16-05-2014 Este artículo tiene 2,926

in CHARTBEATHOY EN MERCADOTECNIAIMAGEN

200311539-001

México.- Todas las personas involucradas enel mundo de la mercadotecnia, publicidad y medios conocemos la importancia de hacer un buen "speech"ante clientes, líderes o consumidores. Te mostramos cinco tips que harán que tus presentaciones sean más exitosas.

Más notas relacionadas:
10 errores más comunes al hablar en público
5 errores que pueden hacer fracasar tu presentación
7 claves para crear una pyme exitosa


1. Prepararse bien
Estar bien preparado no significa hacer una presentación enKeynote o Powerpoint, es importante dominar el tema. No basta con saber lo que vamos a decir,  es clave investigar a profundidad y estar preparado para cualquier pregunta que pueda surgir. Cuando sabemos de qué estamos hablando, se nota y convence hasta al público más difícil. También es importantísimo ensayar cada línea, y si es ante un público crítico y de confianza, mejor.

2. Saber a quién le estás hablando
Cada público es diferente y maneja distintos conocimientos y significados compartidos. Es preponderante conocer la condición socioeconómica y cultural del grupo que nos escuchará y hablar en un lenguaje que sea fácil de comprender, que respeten y que puedan traducir a sus conceptos del mundo.

Pero hay que tener cuidado con querer ser demasiado condescendientes. Un ejemplo claro de este abuso son los oradores cuarentones que ante un público joven se quieren "ver en onda" al usar palabras y expresiones que no van con su personalidad. Al final el resultado es lamentable.

3. Vestirse de acuerdo al contexto
La imagen es parte de la marca personal, hay que manejarla en sintonía con la personalidad, el público y el contexto. Hay que vestirnos de acuerdo a la edad, con un atuendo que no robe la atención de lo que decimos. La ropa cómoda nos hará sentir con más confianza a la hora de la presentación.

4. Planear el cierre
Muchos presentadores son buenos para desarrollar sus temas e historias, ganan la atención de su público y lo convencen, pero no saben cuándo ni cómo terminar. Los mejores presentadores no sólo saben cuando acabar sino que lo hacen de forma espectacular. Te recomendamos poner especial entusiasmo en las últimas ideas y dejar al público con ganas de más.

5. Estar convencido
Además de dominar el tema debemos estar convencidos de que lo que decimos es verdad, sólo así se logra convencer al público. También hay que ser congruentes con las ideas que vendemos, tanto arriba como abajo del escenario, antes y después de cada presentación.

Tagged as: hablar en públicomarketingtips

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

lunes, 12 de mayo de 2014

#MARCAPERSONAL: las 4P´s para reforzar tu ‘marketing personal

Utiliza las 4P´s para reforzar tu 'marketing personal'

La búsqueda de empleo es una actividad agotadora para los profesionistas, lo que no muchos saben es que trabajar constantemente tu marca, lo facilita.

Utiliza las 4P´s para reforzar tu 'marketing personal'

Trabajar en tu 'marca personal' es importante para ser visto por los reclutadores. ¡Pon atención a estos consejos!

12-05-2014
POR: TATIANA GUTIÉRREZ

En un país donde el desempleo aumentó 5.2% durante el último año – según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las estrategias para "promocionarnos" son cada vez más complejas y se requiere que seamos mucho más eficientes con otros métodos, más allá de los tradicionales. Uno de ellos es hacer que tu marca sea visible desde antes que empieces a buscar empleo, ¿cómo? Potenciando tu branding personal.

Durante el evento Expo Empleo UVM 2014, realizado en el Campus Coyoacán, Fernando Calderón, director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial, indicó que no hay mejor manera para buscar empleo que trabajar tu marca desde siempre. Y una forma de hacerlo es aplicar las 4 P´s  de mercadotecnia: Producto, Promoción, Plaza y Precio, en tu propia marca personal. 

Producto

¿Sabes quién eres y qué es lo que vendes de tu persona? De acuerdo con el especialista, cualquier profesionista debería poner atención en su marca personal, y si no sabes qué es lo que estás vendiendo, seguramente no podrás promocionarlo de la manera en que se debe.

Piensa en todo lo que eres: tu éxito profesional, tus fortalezas, tus habilidades y tu experiencia laboral.

"Es muy importante que nos enfoquemos en sacar lo que mejor hacemos, si sabemos los puntos anteriores, es mucho más sencillo conocer nuestro potencial profesional, así sabrás qué 'producto' vendemos", comenta Calderón.

Tips para encontrar tu marca

1. Responde a las preguntas: ¿Quién soy? ¿Qué quiero ser? Y ¿Qué puedo ser?

2. Utiliza herramientas. El especialista recomienda apoyarse de herramientas profesionales como Caliper o PDA, para conocer mejor a tu marca. 

3. Apóyate de los expertos. Utiliza su conocimiento, asesórate con ellos y saca lo mejor de cada experiencia. 

4. Identifica tus competencias naturales, es decir, para lo que siempre has sido bueno, como: Comunicación, trabajo en equipo, solución de problemas, iniciativa y capacidad de emprender, planeación y organización, auto-administración, capacidad de aprender, uso de la tecnología. 

Plaza

Identifica los escenarios en los que "realmente" puedas ser exitoso. Aquí es muy importante que te concentres, cualquier profesionista quisiera ser CEO de Google, pero la realidad es que no todos tienen la experiencia y las competencias que su puesto requiere, así es que sé objetivo. Conoce tu marca y desarróllala. Para ello necesitas: 

Conocer el producto actual (tú) y modificarlo en función de las necesidades del mercado (empresas objetivo). 

Desarrollar tu marca personal, lo que te permitirá incrementar tu valor como profesionista (Educación Continua)

Precio 

Sabes cuánto vales en el mercado? Aquí también necesitas ser objetivo; la experiencia hace al maestro y también pone su precio. La primera y más importante recomendación es saber qué situación tienes dentro del mercado, y para ello, es importante conocerlo, así que realiza una investigación de los puestos que existen para tu carrera y ve cuánto están ganando y por qué. Esto te ayudará a crear un panorama racional de dónde estás y cuánto debes ganar. 

Ahora, todos queremos valer más día con día, y esto sólo es posible si desarrollas nuevas habilidades para tu mercado potencial, así que la única forma de hacerlo es preparándote diariamente. Los expertos recomiendan realizar especialidades dentro de nuestra carrera objetivo, esto te ayudará a enfocarte en un solo punto. 

Promoción

La última y más importante "P". Aquí entran tres factores importantes que debes tomar en cuenta: CV, Entrevista Laboral y tu 'marca digital'.

Para el CV

Sé breve. Recuerda que los reclutadores sólo tienen 90 segundos para leer tu CV, así que menos es más. 

Define un objetivo y evita "de lo que sea".

Habla de logros no tareas. 

Siempre agrega capacitaciones y cursos. 

Destaca tus competencias. 

Oriéntalo a mercado objetivo. 

También puedes leer "Cómo redactar un CV para contratarte en el extranjero".

Para la entrevista

Mantén una imagen impecable. 

Irradia seguridad. 

Prepara con antelación tus respuestas. 

Investiga sobre la empresa.

Demuestra que puedes hacer el trabajo. 

Haz preguntas. 

Desecha pensamientos negativos. 

Te recomendamos leer "Cómo manejar los nervios en una entrevista de trabajo".

Ten el control de tu marca digital

Las redes sociales son una herramienta efectiva para comunicarnos, sin embargo, también se han convertido en la mejor herramienta de los reclutadores para conocer a sus aplicantes – 4 de cada 10 reclutadores utiliza las redes sociales para conocer a sus candidatos en EU, en México 1 de cada 10-. Si te preguntas por qué y para qué lo hacen, pon atención en los siguientes datos:

El 65% lo hace para saber si la imagen virtual del candidato corresponde con su entrevista. 

El 51% busca saber si el candidato se ajusta a la cultura de la empresa. 

El 45% quiere conocer más sobre sus habilidades. 

La recomendación es hacer uso de las redes como Facebook, Twitter o LinkedIn, sin embargo, hacerlo de manera efectiva. 

Si te interesa, puedes leer "Redes sociales revolucionan el reclutamiento".

10 Consejos para mejorar tu marca personal

1. Utiliza la foto adecuada en tus perfiles. 

2. Búscate en Google y asegúrate de que lo primero que aparezca tenga relación con tu carrera. 

3. Revisa el contenido de tus redes sociales, haz que muestren tu valor. 

4. Piensa en tu competencia y en lo que te hace diferente. 

5. Esfuérzate en escribir una biografía de impacto en tus perfiles. 

6. Utiliza redes sociales como Twiter, Facebook y LinkedIn para encontrar líderes de tu industria. 

7. Acude a eventos relacionados con tus áreas de interés. Aprovecha para realizar networking.

8. Realiza tu propio video-currículum.

9. Crea tu propio sitio web o sube tu portafolio profesional a la red. 

10. Esfuérzate por dejar una excelente primera impresión. 

Te recomendamos leer: Networking: claves para armar un buen contacto

Información obtenida de OCCMundial

¿Cómo haces que tu marca impacte a los reclutadores? ¿Cuál es tu secreto para hacerte notar en las redes sociales de manera profesional?





































































































































































































































































fuente:ALTONIVEL

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

#MENTOR: 5 errores en la búsqueda de un mentor .

5 errores en la búsqueda de un mentor

Si quieres desarrollar la relación de tutoría perfecta, evita estas equivocaciones comunes; tu mentor no debe ser igual a ti y debes acudir a él con una idea clara de la ayuda que necesitas.

Por: Katherine Reynolds Lewis | 
Lunes, 12 de mayo de 2014 a las 06:04
LinkedIn
17
Compartir
111
Email
    Texto
Fortune
Para elegir a alguien como mentor tienes que conocerlo primero y no apresurarte a pedírselo a cualquier persona que admires. (Foto: Photos to Go)
Para elegir a alguien como mentor tienes que conocerlo primero y no apresurarte a pedírselo a cualquier persona que admires. (Foto: Photos to Go)
Artículos relacionados

Otros enlaces

Sócrates y Platón. Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau. Maya Angelou y Oprah Winfrey. Ray Charles y Quincy Jones. Bob Noyce y Steve Jobs.

¿Quién no se beneficiaría de un sabio mentor? El más adecuado puede marcar una gran diferencia en tu carrera. Debes saber esto: el 96% de los ejecutivos ven la tutoría como una importante herramienta de desarrollo, según Lois Zachary, autora de The Mentor's Guide: Facilitating Effective Learning Relationships.

"Hay muchos beneficios en la tutoría", dice Zachary. "Un mentor puede ayudarte a conectarte a otras redes y puede exponerle a diferentes ideas, diferentes personas a las que de otra forma nunca tendrías oportunidad (de conocer)".

Artículo relacionado: 5 mitos y realidades del coaching

Al buscar tu propio Sr. Miyagi y desarrollar la relación de tutoría perfecta, evita estos errores comunes.

Tener un mentor igual a ti

Es posible que te sea cómodo desarrollar una relación con un mentor con una experiencia similar a la tuya. Esa no es la manera de crecer. En vez de eso, buscar a un mentor con experiencia y una perspectiva distinta puede ayudarte a identificar tus puntos ciegos.

"Muchos de los mentores de mujeres serán hombres. Muchos de los mentores de las personas de color serán blancos porque tienes que mirar a quién tiene el poder y la experiencia. Y habrá muchos más hombres blancos de más edad", dice Michael Melcher, un asesor ejecutivo de la firma Next Step Partners.

"No creo que la única persona que deba asesorarte sea alguien exactamente como tú. Es demasiado limitante y a menudo esa gente está demasiado solicitada".

Cuando la ejecutiva de tecnología Sharon Meers, coautora de Getting to 50/50 era una vicepresidenta de Goldman Sachs, la red de mujeres descubrió que todos los vicepresidentes varones estaban jugando basquetbol con líderes de alto nivel. Pidieron a los socios que crearan un programa que uniera a las mujeres con hombres de alto nivel como mentores. Varias mujeres que participaron avanzaron para convertirse en directoras generales.

"Fue increíble", recuerda Meers. "Los chicos que participaban eran socios que realmente se preocupaban por hacer avanzar a las mujeres. Las mujeres que participaron eran de alto potencial. No estábamos lidiando con problemas de desempeño".

De igual modo, tus mentores no deberían ser todos ex supervisores. Elige a personas que tengan exposición a un área de negocio distinta o incluso a aquellos en un sector diferente de tu empresa o industria.

2. Pedir ayuda en general

Un error clásico en la búsqueda de un mentor es invitar a almorzar a un alto ejecutivo y pasar el tiempo hablando sin rumbo, sin saber qué tipo de ayuda necesitas. Entre más específico y focalizado sea tu objetivo, mejor.

Al principio, puede que no sepas dónde necesitas crecer o desarrollarte, pero eso puede ser parte del proceso. Una vez que identifiques tus áreas de debilidad, elige mentores que puedan ayudarte en un área específica, tal vez en la gestión, en la comunicación, o en las presentaciones.

Artículo relacionado: Plan de carrera, aliado de los empleados

Cuando consigues ese asesoramiento específico, haz un seguimiento con tu mentor para compartir el resultado. A la gente le gusta saber que su consejo ayudó. Si terminas desviándote de los consejos de tu mentor, sé honesto acerca de eso también.

"El consejo del mentor no siempre será bueno, pero si no lo es, necesitan entender por qué", dice Meers. "La respuesta no puede ser 'nunca lo intenté'".

3. Desperdiciar el tiempo

Cuando le pides a alguien que te dé consejos, le debes la cortesía de respetar su tiempo y sacarle el mayor provecho. Eso significa asistir a cualquier almuerzo o café con una agenda clara en mente, ser eficiente en tu conversación y en tu seguimiento posterior. Desempeña un papel activo en la relación.

"El tiempo es el mayor problema y el compromiso. Es un gran compromiso", dice Roz Alford, director de ASAP, una firma de soluciones de tecnologías de la información. "Debe haber responsabilidad en las dos partes".

Debes establecer el orden del día para las reuniones, el seguimiento entre ellas, y definir la relación. "Lleva tus objetivos en una serie de conversaciones y hazlos muy específicos y definidos", dice Zachary. "De lo que realmente estás hablando es de cómo vas a desarrollarte y crecer".

Tu mentor no tiene todas las respuestas pero puede ayudar a guiarte para que las encuentres tú mismo. En otras palabras, no puedes almorzar con alguien una vez al trimestre y llamarla tu mentora.

Artículo relacionado: Cómo lograr tus metas laborales en 2014

4. Pensar que es una relación unidireccional

Una de los concepciones erróneas más comunes en la tutoría es que es una transacción o relación unidireccional. Los mentores pueden aprender mucho de las personas a las que aconsejan.

"Siento que recibo por lo menos tanto como doy", dice Jodi Allen, una vicepresidenta de mercadotecnia y operaciones de marca de Procter & Gamble Co. que disfruta de discutir avances en la tecnología móvil y las redes sociales con la gente que asesora. "Ellos me dan una enorme cantidad de energía. Son jóvenes y ambiciosos, y mucho más hábiles que yo de lo que yo era en ese momento de mi vida".

5. Forzar la relación

Es tentador apresurarse directamente y pedirle a tu héroe profesional que sea tu mentor. Eso sería un error. Este tipo de relación tiene que desarrollarse de forma natural.

En primer lugar, algunas personas odian explícitamente que se les pida ser un mentor. Debes llegar a conocer a alguien antes de preguntárselo, si es que verdaderamente necesitas hacerlo directamente.

"Debe ser una cosa tan orgánica que me siento incómodo preguntando", dice Nicole Loftus, presidenta ejecutiva de la firma de de mercadotecnia Big Hit. Dice que sus relaciones con mentores generalmente se desarrollan a partir de reuniones de almuerzo o conversaciones.

Cuando busques un mentor, pregunta a tus colegas y contactos para encontrar el tipo de experiencia en la industria, características personales, o conexiones que estés buscando. "Tienes que salir y ser capaz de decir a la gente: "Yo quiero aprender x, y, z, y decir: 'éstas son mis prioridades'", dice Zachary, "Es mucho más fácil obtener una buena respuesta por parte de alguien de este modo, que si dijeras: "Estoy buscando a un mentor, ¿a quién conoces?"

Melcher concuerda. "Hay que lanzar una red muy amplia", dice. "En lugar de decir: '¿Quieres ser mi mentor?', podrías decir: "He disfrutado mucho de conocerte. He aprendido mucho de esta conversación". Quisiera conversar contigo de nuevo en unos meses".

Eso ayudará a aliviar la presión de darte cuenta de que tendrás múltiples mentores en diferentes puntos de tu carrera, tal vez algunos de ellos de manera simultánea. Una persona puede asesorarte acerca del equilibrio trabajo-vida, mientras que otra puede presentarte a clientes potenciales.

"No es sólo un mentor para toda la vida", dice Zachary.

Si quieres desarrollar la relación de tutoría perfecta, evita estas equivocaciones comunes; tu mentor no debe ser igual a ti y debes acudir a él con una idea clara de la ayuda que necesitas.

Por: Katherine Reynolds Lewis | 
Lunes, 12 de mayo de 2014 a las 06:04
LinkedIn
17
Compartir
111
Email
    Texto
Fortune
Para elegir a alguien como mentor tienes que conocerlo primero y no apresurarte a pedírselo a cualquier persona que admires. (Foto: Photos to Go)
Para elegir a alguien como mentor tienes que conocerlo primero y no apresurarte a pedírselo a cualquier persona que admires. (Foto: Photos to Go)
Artículos relacionados

Otros enlaces

Sócrates y Platón. Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau. Maya Angelou y Oprah Winfrey. Ray Charles y Quincy Jones. Bob Noyce y Steve Jobs.

¿Quién no se beneficiaría de un sabio mentor? El más adecuado puede marcar una gran diferencia en tu carrera. Debes saber esto: el 96% de los ejecutivos ven la tutoría como una importante herramienta de desarrollo, según Lois Zachary, autora de The Mentor's Guide: Facilitating Effective Learning Relationships.

"Hay muchos beneficios en la tutoría", dice Zachary. "Un mentor puede ayudarte a conectarte a otras redes y puede exponerle a diferentes ideas, diferentes personas a las que de otra forma nunca tendrías oportunidad (de conocer)".

Artículo relacionado: 5 mitos y realidades del coaching

Al buscar tu propio Sr. Miyagi y desarrollar la relación de tutoría perfecta, evita estos errores comunes.

Tener un mentor igual a ti

Es posible que te sea cómodo desarrollar una relación con un mentor con una experiencia similar a la tuya. Esa no es la manera de crecer. En vez de eso, buscar a un mentor con experiencia y una perspectiva distinta puede ayudarte a identificar tus puntos ciegos.

"Muchos de los mentores de mujeres serán hombres. Muchos de los mentores de las personas de color serán blancos porque tienes que mirar a quién tiene el poder y la experiencia. Y habrá muchos más hombres blancos de más edad", dice Michael Melcher, un asesor ejecutivo de la firma Next Step Partners.

"No creo que la única persona que deba asesorarte sea alguien exactamente como tú. Es demasiado limitante y a menudo esa gente está demasiado solicitada".

Cuando la ejecutiva de tecnología Sharon Meers, coautora de Getting to 50/50 era una vicepresidenta de Goldman Sachs, la red de mujeres descubrió que todos los vicepresidentes varones estaban jugando basquetbol con líderes de alto nivel. Pidieron a los socios que crearan un programa que uniera a las mujeres con hombres de alto nivel como mentores. Varias mujeres que participaron avanzaron para convertirse en directoras generales.

"Fue increíble", recuerda Meers. "Los chicos que participaban eran socios que realmente se preocupaban por hacer avanzar a las mujeres. Las mujeres que participaron eran de alto potencial. No estábamos lidiando con problemas de desempeño".

De igual modo, tus mentores no deberían ser todos ex supervisores. Elige a personas que tengan exposición a un área de negocio distinta o incluso a aquellos en un sector diferente de tu empresa o industria.

2. Pedir ayuda en general

Un error clásico en la búsqueda de un mentor es invitar a almorzar a un alto ejecutivo y pasar el tiempo hablando sin rumbo, sin saber qué tipo de ayuda necesitas. Entre más específico y focalizado sea tu objetivo, mejor.

Al principio, puede que no sepas dónde necesitas crecer o desarrollarte, pero eso puede ser parte del proceso. Una vez que identifiques tus áreas de debilidad, elige mentores que puedan ayudarte en un área específica, tal vez en la gestión, en la comunicación, o en las presentaciones.

Artículo relacionado: Plan de carrera, aliado de los empleados

Cuando consigues ese asesoramiento específico, haz un seguimiento con tu mentor para compartir el resultado. A la gente le gusta saber que su consejo ayudó. Si terminas desviándote de los consejos de tu mentor, sé honesto acerca de eso también.

"El consejo del mentor no siempre será bueno, pero si no lo es, necesitan entender por qué", dice Meers. "La respuesta no puede ser 'nunca lo intenté'".

3. Desperdiciar el tiempo

Cuando le pides a alguien que te dé consejos, le debes la cortesía de respetar su tiempo y sacarle el mayor provecho. Eso significa asistir a cualquier almuerzo o café con una agenda clara en mente, ser eficiente en tu conversación y en tu seguimiento posterior. Desempeña un papel activo en la relación.

"El tiempo es el mayor problema y el compromiso. Es un gran compromiso", dice Roz Alford, director de ASAP, una firma de soluciones de tecnologías de la información. "Debe haber responsabilidad en las dos partes".

Debes establecer el orden del día para las reuniones, el seguimiento entre ellas, y definir la relación. "Lleva tus objetivos en una serie de conversaciones y hazlos muy específicos y definidos", dice Zachary. "De lo que realmente estás hablando es de cómo vas a desarrollarte y crecer".

Tu mentor no tiene todas las respuestas pero puede ayudar a guiarte para que las encuentres tú mismo. En otras palabras, no puedes almorzar con alguien una vez al trimestre y llamarla tu mentora.

Artículo relacionado: Cómo lograr tus metas laborales en 2014

4. Pensar que es una relación unidireccional

Una de los concepciones erróneas más comunes en la tutoría es que es una transacción o relación unidireccional. Los mentores pueden aprender mucho de las personas a las que aconsejan.

"Siento que recibo por lo menos tanto como doy", dice Jodi Allen, una vicepresidenta de mercadotecnia y operaciones de marca de Procter & Gamble Co. que disfruta de discutir avances en la tecnología móvil y las redes sociales con la gente que asesora. "Ellos me dan una enorme cantidad de energía. Son jóvenes y ambiciosos, y mucho más hábiles que yo de lo que yo era en ese momento de mi vida".

5. Forzar la relación

Es tentador apresurarse directamente y pedirle a tu héroe profesional que sea tu mentor. Eso sería un error. Este tipo de relación tiene que desarrollarse de forma natural.

En primer lugar, algunas personas odian explícitamente que se les pida ser un mentor. Debes llegar a conocer a alguien antes de preguntárselo, si es que verdaderamente necesitas hacerlo directamente.

"Debe ser una cosa tan orgánica que me siento incómodo preguntando", dice Nicole Loftus, presidenta ejecutiva de la firma de de mercadotecnia Big Hit. Dice que sus relaciones con mentores generalmente se desarrollan a partir de reuniones de almuerzo o conversaciones.

Cuando busques un mentor, pregunta a tus colegas y contactos para encontrar el tipo de experiencia en la industria, características personales, o conexiones que estés buscando. "Tienes que salir y ser capaz de decir a la gente: "Yo quiero aprender x, y, z, y decir: 'éstas son mis prioridades'", dice Zachary, "Es mucho más fácil obtener una buena respuesta por parte de alguien de este modo, que si dijeras: "Estoy buscando a un mentor, ¿a quién conoces?"

Melcher concuerda. "Hay que lanzar una red muy amplia", dice. "En lugar de decir: '¿Quieres ser mi mentor?', podrías decir: "He disfrutado mucho de conocerte. He aprendido mucho de esta conversación". Quisiera conversar contigo de nuevo en unos meses".

Eso ayudará a aliviar la presión de darte cuenta de que tendrás múltiples mentores en diferentes puntos de tu carrera, tal vez algunos de ellos de manera simultánea. Una persona puede asesorarte acerca del equilibrio trabajo-vida, mientras que otra puede presentarte a clientes potenciales.

"No es sólo un mentor para toda la vida", dice Zachary.

Si quieres desarrollar la relación de tutoría perfecta, evita estas equivocaciones comunes; tu mentor no debe ser igual a ti y debes acudir a él con una idea clara de la ayuda que necesitas.

Por: Katherine Reynolds Lewis | 
Lunes, 12 de mayo de 2014 a las 06:04
LinkedIn
17
Compartir
111
Email
    Texto
Fortune
Para elegir a alguien como mentor tienes que conocerlo primero y no apresurarte a pedírselo a cualquier persona que admires. (Foto: Photos to Go)
Para elegir a alguien como mentor tienes que conocerlo primero y no apresurarte a pedírselo a cualquier persona que admires. (Foto: Photos to Go)
Artículos relacionados

Otros enlaces

Sócrates y Platón. Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau. Maya Angelou y Oprah Winfrey. Ray Charles y Quincy Jones. Bob Noyce y Steve Jobs.

¿Quién no se beneficiaría de un sabio mentor? El más adecuado puede marcar una gran diferencia en tu carrera. Debes saber esto: el 96% de los ejecutivos ven la tutoría como una importante herramienta de desarrollo, según Lois Zachary, autora de The Mentor's Guide: Facilitating Effective Learning Relationships.

"Hay muchos beneficios en la tutoría", dice Zachary. "Un mentor puede ayudarte a conectarte a otras redes y puede exponerle a diferentes ideas, diferentes personas a las que de otra forma nunca tendrías oportunidad (de conocer)".

Artículo relacionado: 5 mitos y realidades del coaching

Al buscar tu propio Sr. Miyagi y desarrollar la relación de tutoría perfecta, evita estos errores comunes.

Tener un mentor igual a ti

Es posible que te sea cómodo desarrollar una relación con un mentor con una experiencia similar a la tuya. Esa no es la manera de crecer. En vez de eso, buscar a un mentor con experiencia y una perspectiva distinta puede ayudarte a identificar tus puntos ciegos.

"Muchos de los mentores de mujeres serán hombres. Muchos de los mentores de las personas de color serán blancos porque tienes que mirar a quién tiene el poder y la experiencia. Y habrá muchos más hombres blancos de más edad", dice Michael Melcher, un asesor ejecutivo de la firma Next Step Partners.

"No creo que la única persona que deba asesorarte sea alguien exactamente como tú. Es demasiado limitante y a menudo esa gente está demasiado solicitada".

Cuando la ejecutiva de tecnología Sharon Meers, coautora de Getting to 50/50 era una vicepresidenta de Goldman Sachs, la red de mujeres descubrió que todos los vicepresidentes varones estaban jugando basquetbol con líderes de alto nivel. Pidieron a los socios que crearan un programa que uniera a las mujeres con hombres de alto nivel como mentores. Varias mujeres que participaron avanzaron para convertirse en directoras generales.

"Fue increíble", recuerda Meers. "Los chicos que participaban eran socios que realmente se preocupaban por hacer avanzar a las mujeres. Las mujeres que participaron eran de alto potencial. No estábamos lidiando con problemas de desempeño".

De igual modo, tus mentores no deberían ser todos ex supervisores. Elige a personas que tengan exposición a un área de negocio distinta o incluso a aquellos en un sector diferente de tu empresa o industria.

2. Pedir ayuda en general

Un error clásico en la búsqueda de un mentor es invitar a almorzar a un alto ejecutivo y pasar el tiempo hablando sin rumbo, sin saber qué tipo de ayuda necesitas. Entre más específico y focalizado sea tu objetivo, mejor.

Al principio, puede que no sepas dónde necesitas crecer o desarrollarte, pero eso puede ser parte del proceso. Una vez que identifiques tus áreas de debilidad, elige mentores que puedan ayudarte en un área específica, tal vez en la gestión, en la comunicación, o en las presentaciones.

Artículo relacionado: Plan de carrera, aliado de los empleados

Cuando consigues ese asesoramiento específico, haz un seguimiento con tu mentor para compartir el resultado. A la gente le gusta saber que su consejo ayudó. Si terminas desviándote de los consejos de tu mentor, sé honesto acerca de eso también.

"El consejo del mentor no siempre será bueno, pero si no lo es, necesitan entender por qué", dice Meers. "La respuesta no puede ser 'nunca lo intenté'".

3. Desperdiciar el tiempo

Cuando le pides a alguien que te dé consejos, le debes la cortesía de respetar su tiempo y sacarle el mayor provecho. Eso significa asistir a cualquier almuerzo o café con una agenda clara en mente, ser eficiente en tu conversación y en tu seguimiento posterior. Desempeña un papel activo en la relación.

"El tiempo es el mayor problema y el compromiso. Es un gran compromiso", dice Roz Alford, director de ASAP, una firma de soluciones de tecnologías de la información. "Debe haber responsabilidad en las dos partes".

Debes establecer el orden del día para las reuniones, el seguimiento entre ellas, y definir la relación. "Lleva tus objetivos en una serie de conversaciones y hazlos muy específicos y definidos", dice Zachary. "De lo que realmente estás hablando es de cómo vas a desarrollarte y crecer".

Tu mentor no tiene todas las respuestas pero puede ayudar a guiarte para que las encuentres tú mismo. En otras palabras, no puedes almorzar con alguien una vez al trimestre y llamarla tu mentora.

Artículo relacionado: Cómo lograr tus metas laborales en 2014

4. Pensar que es una relación unidireccional

Una de los concepciones erróneas más comunes en la tutoría es que es una transacción o relación unidireccional. Los mentores pueden aprender mucho de las personas a las que aconsejan.

"Siento que recibo por lo menos tanto como doy", dice Jodi Allen, una vicepresidenta de mercadotecnia y operaciones de marca de Procter & Gamble Co. que disfruta de discutir avances en la tecnología móvil y las redes sociales con la gente que asesora. "Ellos me dan una enorme cantidad de energía. Son jóvenes y ambiciosos, y mucho más hábiles que yo de lo que yo era en ese momento de mi vida".

5. Forzar la relación

Es tentador apresurarse directamente y pedirle a tu héroe profesional que sea tu mentor. Eso sería un error. Este tipo de relación tiene que desarrollarse de forma natural.

En primer lugar, algunas personas odian explícitamente que se les pida ser un mentor. Debes llegar a conocer a alguien antes de preguntárselo, si es que verdaderamente necesitas hacerlo directamente.

"Debe ser una cosa tan orgánica que me siento incómodo preguntando", dice Nicole Loftus, presidenta ejecutiva de la firma de de mercadotecnia Big Hit. Dice que sus relaciones con mentores generalmente se desarrollan a partir de reuniones de almuerzo o conversaciones.

Cuando busques un mentor, pregunta a tus colegas y contactos para encontrar el tipo de experiencia en la industria, características personales, o conexiones que estés buscando. "Tienes que salir y ser capaz de decir a la gente: "Yo quiero aprender x, y, z, y decir: 'éstas son mis prioridades'", dice Zachary, "Es mucho más fácil obtener una buena respuesta por parte de alguien de este modo, que si dijeras: "Estoy buscando a un mentor, ¿a quién conoces?"

Melcher concuerda. "Hay que lanzar una red muy amplia", dice. "En lugar de decir: '¿Quieres ser mi mentor?', podrías decir: "He disfrutado mucho de conocerte. He aprendido mucho de esta conversación". Quisiera conversar contigo de nuevo en unos meses".

Eso ayudará a aliviar la presión de darte cuenta de que tendrás múltiples mentores en diferentes puntos de tu carrera, tal vez algunos de ellos de manera simultánea. Una persona puede asesorarte acerca del equilibrio trabajo-vida, mientras que otra puede presentarte a clientes potenciales.

"No es sólo un mentor para toda la vida", dice Zachary.

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile