TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

lunes, 9 de diciembre de 2013

El Póker Como Terapia

El Póker Como Terapia



La agorafobia es un trastorno de ansiedad por el cual una persona tiene ataques de pánico o miedo a estar en lugares en donde podría resultar complicado escapar o sería difícil disponer de ayuda. Incluso, muchos agorafóbicos se sienten imposibilitados de cruzar un puente o de estar dentro de un grupo numeroso de personas. Lo singular de esta historia es que existen miles de individuos con esta patología, pero Maximiliano "Chipi" Amud aprendió a manejar su mal para poder ganarse la vida como jugador profesional de póker.











Casi como un susurro, Maximiliano cuenta su historia como contando un secreto, "el tema es que hay millones de personas que ganan dinero con el póker, pero casos como el mío creo que es el único", asegura. Con 33 años de edad, Amud padece este mal desde los 21 y explica que apenas puede salir a la vereda de su casa por un rato de vez en cuando porque "cuando salgo y me alejo de mi casa por dos cuadras ya empiezo a tener ataques de pánico", dice. Maximiiano explica que comenzó con el póker jugándolo con sus amigos "por monedas", pero cuando empezó a descubrir su potencial para el juego lo empezó a hacer seriamente para ganar plata.
"Empecé de cero. Con las primeras ganancias que tuve, mi hermano me compró la mejor computadora que pudimos pagar. Al principio no sabía nada, ni siquiera cómo cargar dinero", dice con un tono de voz creciente, el cual se vuelve a apagar cuando habla de su enfermedad. "Los médicos me explicaron que estas fobias se vuelven intolerables, pero en realidad no tuve nada que me diera un aviso. Un día me empecé a sentir mal, no sabía qué era. Me hicieron varios estudios que no arrojaron ningún resultado y después se dieron cuenta que era esto", explica y agrega que "es terrible no poder viajar, tengo ataques de pánico cada vez que estoy en un espacio abierto, si bien he mejorado y ahora puedo salir a dar una vuelta en auto, acompañado por supuesto. Pero hace tres años que casi no salgo y tengo que estar constantemente medicado con antidepresivos, es como estar en la cárcel."
Maximiliano prefiere hablar del póker, de cómo empezó y cómo lo ayuda de forma económica. "Empecé a jugar en 2009 jugando ficticio y un año después ya estaba ganando plata y cobrando los cheques. Gracias al póker me puedo vincular, por ejemplo, con el Maestro Shao (Robertino Greco) con quien hemos compartido mesa; tengo amistad con jugadores de Brasil y con algunos de Rusia. Sin embargo, la gente ve al póker como una adicción, como un vicio, como si fuese una carrera de caballos en la que uno apuesta" afirma.
El póker para él se convirtió en parte de una terapia que le da aliento todos los días. "En el momento en que estoy jugando me olvido de los problemas, es como algo terapéutico, más allá de que pueda ser contraproducente frente a la enfermedad que tengo, cuando estoy jugando no siento ansiedad, no tengo ataques de pánico, no tengo nada de eso. Para mí tres horas de juego pasan tan rápido como cinco minutos", dice con una voz segura, muy diferente a aquella con la que empezó a contar su historia.
El año pasado, Amud ganó 50 mil dólares, con lo que pudo comprar un taxi que maneja su padre, pero mucho del dinero que gana va a parar a su tratamiento, ya que es muy caro y siempre tuvo que hacerle frente él solo porque su familia no está en una buena posición económica. Asegura que con el póker puede pagar los médicos y el tratamiento, aparte de haberse comprado una muy buena computadora y mantener a su mujer y a su hija de tres meses.

Su relación con el mundo fuera de su casa y con el mundo del póker es diametralmente diferente. "Con el mundo exterior me cuesta relacionarme. Más allá de que tengo a mis amigos, con la demás gente no tengo mucho trato, puedo cruzar algunas palabras con alguien pero nada más allá de eso. Con el mundo del póker me relaciono con todos a través de la computadora y eso me da la oportunidad de conocer a mucha gente, muchos jugadores de acá, de Brasil, de Rusia; hablamos por Skype, nos prestamos dólares, todo eso. A través del 'chat' tengo a mucha gente con la que puedo conversar."

Su familia se convirtió en su gran columna de apoyo, sobre todo su padre, quien se encarga de todas las cuestiones económicas de "Chipi". "Con mi familia, las cosas están bien; mi viejo ya jugó antes y cada tanto juega de nuevo, así que en ese sentido no hay problemas, porque mi hermano también juega, tengo toda la familia en esto, pero yo soy el que más gano (Risas)."

A pesar de su condición y su aislamiento, Maximiliano mira al futuro con optimismo y tiene planes concretos para los días que vendrán. "En el tema del póker me gustaría estar dentro de los grandes, ganar un torneo importante para estar bien parado económicamente. Para mí, el póker no es un juego, es un negocio, porque yo me siento en la máquina y es como un trabajo, y muy bien pago, porque, como le digo a mis amigos, podés ganar hasta 100 dólares por día y esa plata no se gana en casi ningún lado."

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile