TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

viernes, 27 de diciembre de 2013

universidad de los andes cambia rectoria

ACTUALIDAD | POR:
jueves 28 de noviembre de 2013

Cambio de mando en Universidad de los Andes 

En enero, Orlando Poblete deja la rectoría de  la Universidad de los Andes. Durante los 10 años que estuvo a la cabeza del plantel el Opus Dei mantuvo relación directa con tres presidentes: Lagos, Bachelet y Piñera. Está en contra de la gratuidad total de la educación superior y lamenta el prejuicio que hoy existe en torno a las "universidades cota mil".
© José Miguel Méndez

El ex Ministro Beyer fue muy valiente para empezar a enfrentar este tema (lucro en las universidades). Fue él quien puso las cosas en su lugar y dijo las cosas por su nombre, pero no le reconocieron el inmenso aporte que hizo. Es más, le dieron vuelta la espalda

Me encanta la figura de la de universidad situada en la altura, desde donde puede mirar con serenidad la realidad de toda la sociedad y su porvenir. Y que desde ese lugar egresen cientos, miles de profesionales bien preparados y empeñados en mejorarla.

¿Dónde va el dinero del Dictuc, del Idiem o de la FEN? Quiero creer que esos dineros se reinvierten, pero no tengo la información. El de Montes es un planteamiento agresivo, pero comparto que se necesita transparentar la situación

Durante 10 años, Orlando Poblete (58) lideró la Universidad de los Andes, hoy ubicada en el tercer puesto del ránking de admisión según puntaje PSU del país. En enero dejará la rectoría de ese plantel, pero no se desligará de éste completamente: mantendrá ahí una oficina y seguirá haciendo clases de Derecho Procesal. Además, retomará las actividades en su estudio jurídico, donde se enfocará en procesos de arbitraje y en a elaboración de informes en derecho.

Se va feliz: está orgulloso de su gestión a la cabeza de la universidad del Opus Dei. Entre sus logros menciona haber aprobado el nuevo master plan del campus y levantar dos nuevos edificios. También destaca la inauguración del Museo de Artes y el haber impulsado la creación de la Clínica Universidad de los Andes, cuya marcha blanca comienza a fines de este año.

Durante la década en que Poblete dirigió la UAndes, el mundo de la educación superior en Chile vivió años convulsionados y en algunas ocasiones los dardos apuntaron a esa casa de estudios. En esta entrevista se hace cargo de esas críticas y también analiza el estado de la educación actual.

-Usted lideró la universidad durante la gestión de tres presidentes: Lagos, Bachelet y Piñera. En materia de educación, ¿con qué administración tuvo más afinidad? 

-Hemos tenido muy buena relación con todos, porque coincidimos en lo fundamental: buscar entregar educación de calidad con un proyecto serio y responsable. Le cuento una cosa de cada uno. Ricardo Lagos me dijo una vez que la Universidad de los Andes se debía en gran medida al beneficio estatal por la Ley de Donaciones, y en parte tiene razón. Primero se debe a sus académicos, también a la generosidad de muchas personas que han donado recursos  y a una legislación que  reconoció la libertad para desarrollar la educación superior. La ex presidenta Bachelet, como médico, recomendaba que vinieran a estudiar Medicina aquí. Y el presidente Piñera tiene a una hija y una nuera que son profesionales nuestras, una es médico y la otra ingeniera comercial. 

 -¿Cómo es su relación con la actual ministra, Carolina Schmidt? 

-Es muy buena y cordial. Hemos estado con otros rectores en reuniones con ella. La semana pasada estuvo aquí participando en un seminario organizado por la Feuandes. Pero en la actual estructura de educación superior la mayor relación de los ministros de Educación se da con las universidades que integran el CRUCh. Nos gustaría una mayor participación. 

-En ese mismo seminario, la ministra señaló que Chile tiene la mayor rentabilidad del mundo por acceso a la educación superior: quienes cuentan con ella ganan un 160% más que los que no tienen acceso. ¿Cómo lograr mayor inclusión en el sistema?

-La Ministra hizo un llamado a la conciencia de los que hemos sido favorecidos con el acceso a la universidad. Somos quienes tenemos mayor responsabilidad, justamente porque hemos recibido más. Y parte de esa responsabilidad es seguir pensando formas para que ningún buen alumno se quede sin estudiar. Pero esa diferencia se empieza a generar en la primera infancia, que es lo primero que hay que abordar para mejorar la inclusión cuando esos niños de hoy sean los jóvenes de mañana. 

-La ministra también dijo que Chile es el tercer país que más invierte en educación superior: 1,05% del PIB.  Y sugirió disminuir los costos y la duración de las carreras de la educación superior como uno de los temas a analizar.

-Es difícil disminuir los costos sin afectar la calidad. Por alguna parte habría que recortar: menos doctores investigadores, una menor ratio profesor alumno, etc. Respecto al acortamiento de carreras, lo primero que tenemos que hacer las autoridades universitarias es que las carreras duren exactamente lo que tienen que durar, no más, porque eso encarece el sistema para todos. 

-¿Cuál es su postura frente al debate que se generó por el aumento en la ponderación del ranking de notas de algunas universidades?

-Faltó pensar primero en los alumnos que rendirían su PSU dentro de poco. Y luego proponer un plan de mediano y largo plazo para implementar los cambios, para tener mayores datos y experiencia de cómo afecta a la admisión y al posterior rendimiento de los alumnos en la universidad.  

-Matthei dijo: "No queremos que los hijos de las familias que constituyen el 10% más rico no paguen su universidad", en contraposición a Bachelet, que ha prometido educación superior gratuita para todos. ¿Cuál de las propuestas considera que es mejor?

-Siempre he preferido que el que pueda pagar, pague, y becar o dar créditos blandos a quienes no pueden hacerlo. Me parece de justicia, especialmente con aquellos, la gran mayoría, que no acceden a la educación superior. El foco, en todo caso, debe estar puesto en la calidad y luego ver cómo lograr que todos los alumnos con buenos antecedentes académicos accedan a la educación superior, técnica o universitaria, con aportes del Estado.



"EL PAGO DE CHILE"

-Uno de los principales debates que se generaron durante esta administración fue el lucro en la educación superior. ¿Cuál es su postura frente a este tema?

-Lo primero es cumplir la ley, eso está claro. Pero además cabe preguntarse, ¿cómo se puede desarrollar responsablemente una universidad en las actuales condiciones si no reinvierte todo lo que obtiene? Aparte de una definición legal, se hace imperativo reinvertir todo por el bien de nuestros estudiantes. Las necesidades son múltiples para cumplir nuestra vocación pública: la investigación, la formación de los profesores, las becas, el crecimiento de las bibliotecas, y un largo etcétera. Por lo demás, si persiguiéramos un fin de lucro y lo obtuviéramos, lo más probable es que no recibiríamos las donaciones que hoy recibimos. 

-El ex ministro Harald Beyer fue destituido por el Senado porque, según ellos, no cumplió con su deber de fiscalizar el lucro en las universidades. ¿Cuál es su opinión?

-El ex ministro Beyer fue muy valiente para empezar a enfrentar este tema. Fue él quien puso las cosas en su lugar y dijo las cosas por su nombre, pero no le reconocieron el inmenso aporte que hizo. Es más, le dieron vuelta la espalda y lamentablemente recibió "el pago de Chile".

-La Universidad de los Andes no tiene fines de lucro, pero su infraestructura es conocida por ser de las mejores del país: una gran biblioteca, edificios de primer nivel, una clínica en camino, etc. ¿Esto se logra a través de las donaciones? 

-En los últimos años hemos recibido generosas donaciones por varios miles de millones de pesos. De hecho, cada vez que ingresamos al campus, entramos a un terreno de 52 hectáreas que fue completamente donado. Con las donaciones se financia la investigación, la infraestructura y la Beca UAndes, que se entrega hoy al 25% de nuestros alumnos, en distintos porcentajes según sus necesidades. Lo que se destina a investigación y becas no son las donaciones propiamente tales, sino que sus intereses. Esto se debe a que las donaciones se invierten en un fondo patrimonial (endowment), creado hace años para ir aumentando el capital en el tiempo.

-¿Quiénes son sus principales donantes?

-Menciono a dos, para así aprovechar de agradecerles nuevamente: la familia Fernández León y la familia Garcés Silva. Pero también aprovecho de agradecer a los cientos de miembros de la Asociación de Amigos, que con su constante aporte nos permiten sacar adelante la universidad. Concretamente, las donaciones en 2012 fueron de US$ 21 millones. Para el 2013 esperamos una cifra similar, dado que hemos seguido trabajando en conseguir donaciones para la construcción de la clínica.

-¿A cuánto ascienden los ingresos anuales del plantel?

- El ingreso fundamental son las matrículas y aranceles, que equivalen al 95% de nuestros ingresos. El 2012 fueron $35 mil millones aproximadamente y los egresos del orden de $38 mil millones. En la diferencia está incluido el gasto extra que la propia universidad hace para becas e investigación, fruto de los intereses de sus fondos patrimoniales. El otro 5% viene por el AFI (Aporte Fiscal Indirecto) más los fondos concursables, a los que podemos postular por estar acreditados. 

-¿Y a qué destinan el El AFI?

-Este monto ha ido subiendo paulatinamente por la mejora de los puntajes de ingreso. Por la admisión 2012 recibimos $782 millones, que básicamente se destinan a becas económicas. 



UNIVERSIDAD EN LAS ALTURAS

-¿Cómo se toma las críticas sobre las universidades de la "cota mil" que hizo el sacerdote Felipe Berríos en 2009?

-Hay mucha descalificación injusta en esas afirmaciones. Me encanta la figura de la universidad situada en la altura, desde donde puede mirar con serenidad la realidad de toda la sociedad y su porvenir, buscando siempre la verdad. Y que desde ese lugar egresen cientos, miles de profesionales bien preparados y empeñados en mejorarla. Muchos de nuestros alumnos han participado activamente en Techo y somos la segunda universidad presente en Misión País, después de la universidad que los organiza. Nuestro modelo educativo, que propicia la cercanía temprana con el mundo laboral es otro plus. Lo mismo que los campos clínicos para el área de la salud. Aunque el próximo año inauguremos nuestra clínica, vamos a seguir trabajando como desde el comienzo en San Bernardo. Por lo demás, somos la primera, y hasta donde sé la única universidad que estimula a sus alumnos reconociendo su participación en actividades extraacadémicas a través de un currículum de vida universitaria. 

-¿Cree que los prejuicios llevan a que muchos no opten por esta universidad?


-Uno de los prejuicios es que esta universidad es buena "a pesar de ser del Opus Dei". En realidad, es al revés. Es justamente el espíritu legado por Dios a San Josemaría, su fundador, lo que ha hecho y hace posible lo que la Universidad de los Andes es: una universidad con prestigio, donde se trata de hacer las cosas bien, con una cultura de servicio muy fuerte, que  entrega profesionales muy bien preparados.

-¿Cómo es la relación de  la Universidad de los Andes con las otras universidades?

-Muy buena, constante y fluida. En este ámbito ayuda mucho Universia, así como formar parte del sistema de admisión única. Pero nos gustaría que hubiera una gran mesa en que nos pudiéramos sentar a conversar todos los rectores, para que no se quede fuera ningún estudiante.

-Con la Universidad Alberto Hurtado tienen cierta sintonía pues ambas son universidades con misión católica. ¿Trabajan en conjunto algunos temas?


-Tenemos mucha sintonía, así como con las otras universidades de inspiración cristiana. Concretamente con el rector Montes conversamos muchos temas comunes en conjunto. Con otras universidades de idearios distintos, como la Diego Portales, compartimos profesores y cursos para el doctorado en Filosofía. En fin, hay muchos intercambios que corresponden a la verdadera vocación de colaboración universitaria y que suelen ser desconocidos por los medios. 

-El sacerdote Fernando Montes, rector de la Universidad Alberto Hurtado, ha dicho que universidades tradicionales, como la Católica y la Chile, tienen fundaciones que lucran. ¿Comparte esa visión?

-Sí, la comparto. Esas universidades entregan prestaciones por las cuales cobran y reciben ingresos, o sea realizan actividades lucrativas. ¿Dónde va el dinero del Dictuc, del Idiem de la Universidad de Chile o de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de esa casa de estudios? Quiero creer que esos dineros se reinvierten, pero no tengo la información. El de Montes es un planteamiento agresivo, pero comparto que se necesita transparentar la situación. Puede que no lucren, pero si eso es así hay que aclararlo.

Fuente: quepasa

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

No hay comentarios: