TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

lunes, 6 de diciembre de 2010

COACHING : LENGUAJE, CORPORALIDAD, EMOCIÓN

  • « ¡No mida el clima laboral!
  • Curiosidad y cultura organizacional »
  • El tipo racional en coaching (Mandelo a pasear!)

     

    Nuestra sociedad occidental valora desde Grecia en adelante, la racionalidad.
    "Pienso, luego existo"

    De alguna forma, el ser emocional ha ido quedando relegado a un segundo plano. Es más, la emocionalidad puede ser vista como descalificación… "ser emotivo" puede llegar a ser un motivo para quedar fuera de algún ascenso o prueba de selección. Alguien podría decir, que lo que puede ser un "problema" es no poder manejar la emocionalidad, o que la misma desborde en contextos "poco adecuados". De igual manera, podríamos afirmar eso sobre la racionalidad: ¿Qué pasa con el uso de la racionalidad "fuera de contexto"?
    Yo he notado que no es recíproco y que se admite de mejor manera la racionalidad en todo momento antes que la emoción…

    LENGUAJE, CORPORALIDAD, EMOCIÓN

    En coaching nos basamos en la coherencia del trío "lenguaje- emoción- corporalidad". O sea, que lo que digo, cómo lo digo (la emoción) y mi cuerpo, de alguna forma deben estar "alineados". De no ser así, "algo" está sucediendo, y tenemos la oportunidad de explorarlo.

    Esa coherencia o congruencia habla de la integralidad del individuo, y su ausencia habla de algún tipo de subyacencia que no está claramente puesta sobre la mesa.

    Un ejemplo… la persona afirma que "está todo bien" con la decisión que se ha tomado, aunque su cuerpo expresa cierta rigidez y su cara no deja traslucir alegría ni conformidad….

    La cosa es que la racionalidad, tan en boga, es una verdadera molestia en coaching! Asumo mi parte: me rompe bastante los cataplines. Quien es racional, no vive su historia: describe, explica, hace un relato distante de "eso" que le pasa. Allá el hecho, acá la persona. Se esconde!

    Para el coach, esta situación puede ser ardua. No sabemos desde qué emoción nos está hablando, desde qué lugar viene su relato. Escucho su historia ¿y?

    LO QUE HAGO CON LO QUE ME SUCEDE

    Decimos que no es importante lo que a las personas les sucede, sino lo que las personas hacen con ello. No me engancho tanto con la persona por lo sucedido, al fin y al cabo haga un sondeo y siempre aparecerá alguien a quien le ha pasado algo peor… y también personas que a pesar de lo malo, lo feo, lo horrible, se han permitido encontrar formas de salir adelante, de darle un sentido a "eso que sucedió".

    Pero el racional, no: explica. ¿Y? ¿Qué estará pasando? ¿Qué huella emocional le deja eso que relata?¿Desde dónde lo hace?

    EL OBSTÁCULO RACIONAL

    La racionalidad es entonces un obstáculo en coaching, un obstáculo para tomar contacto con la persona, con el individuo y su mundo interior.

    La racionalidad es en realidad, una herramienta defensiva. Inteligente, valorada por la sociedad, un obstáculo serio, horrible a mi entender. Por eso no valoro mucho esta postura. Me aburre, me da pena. Esos niñitos que salen en la tele diciendo cosas de grandes, pensadas, inteligentes, cultas… ¡qué horror!

    La racionalidad es una abarrera mayor, cuando el coach, además, valora ese discurso. Uh! Se pasan dialogando, queriendo entender… preguntando, argumentando. Son conversaciones llenas de "porqué", "pienso que", "me dijo", datos, números, hechos y más hechos. Puf! El coach novato se puede enganchar, toma nota, trata de entender… y nunca llega a captar, siempre se le pierde algo.
    ¡Te compraste un buzón! le digo a mis alumnos en estos momentos que se enganchan con la historia desde el discurso.

    A las bases nuevamente: cuerpo, lenguaje, emoción. Punto. ¿Desde dónde me habla? ¿Cuál es su emoción? Ajá!

    Verónica trabajó durante 15 años en un área de la empresa. Un buen día, la cambiaron. Con esa historia -llena de detalles- llegó a coaching.
    Sólo cuando nos centramos en la emoción, pudimos avanzar. Es que tenía una bronca guardada, terrible. Nunca lo había manejado, siempre lo había racionalizado.
    Cuando ella misma descubrió la emoción subyacente pudo llorar… Ahora si, podíamos trabajar. Sin "buzones".

    Recuerde, las emociones no se expresan "rápido" pues no vienen de la cabeza, vienen de las tripas, del corazón. Las emociones no se dicen como autómata, pues involucran corporalidad, expresión. Las emociones no hay que explicarlas mucho, son y se describen en una palabra, sin necesidad de un "que" ("siento que me han postergado" no es emoción…  sería "siento bronca porque me han postergado").

    Entonces, frente al discurso racional en coaching: interrumpa, provoque, dígale algo, sáquelo de sus casillas… pero por favor: llegue a la emoción.
    No pierda el tiempo con esas artimañas.

    @2010 | Gustavo Nisivoccia


    Fuente:
    Difundan libremente  este artículo
    CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
    Saludos
    Rodrigo González Fernández
    Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
    Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU

     CEL: 93934521
    Santiago- Chile
    Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile