TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

martes, 2 de junio de 2009

Cómo hablar igual que un robot


Cómo hablar igual que un robot

Posted: 01 Jun 2009 03:01 AM PDT

Os voy a hablar del caso de un canadiense identificado con las siglas K. B., que sufrió un derrame cerebral a los 74 años. Justo entonces, empezó a hablar como un robot.

K.B. era músico aficionado, había tocado diversos instrumentos, cantaba con frecuencia y, como buen melómano, acostumbraba a escuchar su colección de discos de jazz y música clásica. En otras palabras, K. B. tenía cierta "inteligencia musical".

Pero en julio de 1994, K. B. fue ingresado en el hospital tras sufrir un derrame que le causó una parálisis lateral izquierda y dificultades en el habla. La tomografía computarizada indicaba daños en el área frontoparietal y en el cerebro derecho.

MARCA PERSONAL PERSONAL BRANDING Utiliza El Talento, Luke

MARCAPROPIA

Blog pionero de Marca Personal / Branding Personal en español

 

29 mayo 2009

Utiliza El Talento, Luke

Dicen algunos "expertos" que después de esta crisis muchas cosas van a cambiar y las personas vamos a modificar nuestra forma de actuar y pensar en muchas cuestiones. Yo no lo creo. Es solo cuestión de tiempo el que volvamos a las andadas.

Sin embargo, durante estos meses parece que han surgido tímidos intentos de recuperar los valores y las fórmulas que siempre han funcionado. Se trata de actitudes y principios que a medida que he ido desarrollando mi modelo de Marca Personal han ido apareciendo una y otra vez.

Honestidad, trabajo, persistencia, coherencia, autenticidad, generosidad... ¿A que suenan raros, como de otros tiempos? Pues probablemente este olvido o desprecio ha sido una de las razones por las que estamos como estamos.

Dos ejemplos de lo que comento, además de mi propia experiencia y de la de gente que conozco son los libros Fueras de Serie de Gladwell y El talento está sobrevalorado de Geoff Colvin.

Se trata de obras en las que se explica que las personas que han dejado huella, Marca Personal, son aquellas que han estado en el momento y lugar adecuado, pero que además se han esforzado y dedicado mucho tiempo y trabajo en alcanzar sus logros. Como dice Colvin, el talento está sobrevalorado.

En los tiempos de vacas gordas han sugido multitud de sustitutivos, sucedaneos, trucos y recetas mágicas que han pretendido mostrar un atajo para conseguir "el éxito".

El talento, como el liderazgo, el carisma o muchas de esas tendencias gurusiles tan atractivas como ínútiles han sido atajos, trucos, engañabobos para la alta dirección que pensaban que comprando esos "crecepelos" podrían ser más guapos y ligar más.

El ser humano siempre ha tenido tendencia a pensar que hay formas más rápidas de hacer las cosas. De sentir que puede ser más listo que los que le rodean y de los que le han precedido. Que lo que no se posee, se puede comprar. Por eso siempre hay mercado para estas "tontás" vestidas de "management".

El otro día leía unas frases de La guerra de las galaxias y me di cuenta de que en realidad cualquiera de ellas es similar a las que han utilizado durante años muchos de estos Yoda-Gurusitos. Sustituid La Fuerza por Talento, Liderazgo o cualquier otro término-atajo de moda durante estos años entre los JEDIrectores de R2H2 y expertos en "management" y veréis que no cambia demasiado.

"Utiliza La Fuerza, Luke."
"No se ofusque con este terror tecnológico que ha construido. La posibilidad de destruir un planeta es algo insignificante comparado con el poder de la Fuerza" (¿La guerra por el talento?)
"La Fuerza es lo que le da al Jedi su poder, es un campo de energía creado por todas las cosas vivientes, nos rodea, penetra en nosotros y mantiene unida a la galaxia." (¿La ley de la atracción?)
"Recuerda... un Jedi puede sentir como la Fuerza penetra en él" (¿Eslogan de un curso de gestión del talento?)
"Te equivocas. La Fuerza es poderosa en mi familia... Mi padre la tiene, yo la tengo, y mi hermana... Sí Leia, eres tú." (¿Gestión de talento en empresas familiares?)

Pero al final siempre hay alguien con dos dedos de frente que pone algo de racionalidad al asunto y dice las cosas como son y acaba sacando a los "místicos" de los problemas en que se han metido por su mala cabeza:

"He recorrido esta galaxia de un extremo a otro, he visto cosas muy raras, pero nunca vi nada que me impulsara a creer que haya una única fuerza poderosa que lo controla todo. Ningún campo de energía mística controla mi destino. Todo eso no son más que leyendas y tonterías." —Han Solo comentándole su opinión sobre la Fuerza a Luke

Así que a ver si al menos durante algún tiempo volvemos a la realidad y aunque sea más duro y pragmático volvemos a ponernos manos a la obra y dejamos las películas y cuentecitos para lo que están.

Por cierto ¿Lo de Solo (Han) tendrá que ver con Autónomo, Agente Libre, emprendedor o Freelance?

 

 

Publicado por Andres,   viernes, mayo 29, 2009  


Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

COACHING: TISOC, EL TALENTO EN LA ORGANIZACIÓN, ¿QUE SIGNIFICA?

Talento: ¿Qué significa el talento en una organización?

 Lic. Olga Edith López Abril

¿Qué significa el talento en una organización?

Lic. Olga Edith López Abril

autores@tisoc.com




       Es una afirmación ya reconocida en el ámbito de los negocios y las organizaciones, que el talento humano es fundamental en el desarrollo de una empresa. Y es que hoy, cuando se habla de la gestión del conocimiento, se reconoce que éste  no es una implantación, no es una orden, no es una norma, es una construcción que se gesta en el trabajo grupal a partir de los aprendizajes, conocimientos, experiencias, habilidades y actitudes propias de cada individuo, de su socialización, adaptación a las necesidades y entorno propios de cada empresa, y al talento o aptitud con que cada individuo sepa desarrollar dicha construcción en pro de la organización. El conocimiento se construye y se gestiona a partir de individuos talentosos, con aptitudes que les permitan adaptarse al medio, ajustarlo, evolucionar; se requiere, pues, de seres talentosos dentro de las organizaciones del siglo XXI.  Así, el talento es un elemento diferenciador, un valor agregado a la hora de proyectar y concretar planes de acción en busca del éxito organizacional.

 

       El área de Recursos Humanos se ha centrado en identificar, captar, capacitar e  impulsar el talento humano de las organizaciones. Ahora bien, vale la pena hacer un alto en el camino y preguntarnos qué se entiende por talento humano, cómo se viene gestionando y cómo debería gestionarse. Al respecto, y como primera medida, es necesario aclarar que en muchas empresas se tiende a limitar el talento humano al potencial intelectual que posee el individuo sobre un área de conocimiento específica y su habilidad para aplicar ese conocimiento en tareas puntuales, es decir, se limita el talento humano al saber y al saber hacer. Esto significa que se desintegra  el conocimiento del individuo de su propio ser. Esa perspectiva es peligrosa, pues el ser humano no es sólo saber y hacer, es ante todo SER. ¿Dónde queda esta dimensión? No reconocer al ser íntegro y limitarlo a su saber y su hacer es el primer error de la gestión de talento.



       El talento humano no se basa tan sólo en la cantidad de conocimientos que se tengan sobre un campo del saber determinado (o sobre muchos campos) y su aplicación práctica; el talento humano también se basa en otras competencias que incluyen otras perspectivas del ser, como sus gustos, intereses y proyecciones que pueden ajustarse o no a la propia organización. De esta forma, la gestión de talentos debe centrarse en tres puntos claves: identificar las pasiones, intereses, gustos y proyecciones del individuo,  2) darle espacio al individuo dentro de la organización para que desarrolle su potencial, brindándole las herramientas y capacitación necesarias y 3) darle el merecido reconocimiento (refuerzo positivo) y avance personal en la organización. Sólo de esta forma será posible retener el talento humano y dar continuidad a los procesos que promueven el desarrollo de la organización.



       Ahora bien, como lo indican Ed Michaels, Helen Handfield y Jones Beth en su libro La guerra por el talento, contar con una mentalidad de talento tiene que ver con "la manera como lo concebimos, con una apasionada creencia en que para alcanzar las aspiraciones de la empresa uno tiene que contar con grandes talentos y que para atraer a los mejores es preciso que los líderes de la compañía se comprometan con esa meta". Así, las empresas deben trabajar desde un enfoque donde los talentos sean reconocidos como escasos y valiosos y donde estos talentos no sean recursos sustituibles. Lo anterior significa que, aunque todo ser humano es apto para desarrollar diferentes destrezas y habilidades, no todos tienen la actitud para hacerlo; en la actitud está el elemento diferenciador de los grandes talentos, esos que aportan en demasía a la empresa y que ésta no puede dejar perder.


      Se requiere, pues, de una dinámica efectiva que haga posible identificar las capacidades, habilidades e intereses  personales de los talentos y apoyarlos desde la organización. Se trata de motivar no sólo las destrezas laborales, sino de impulsar el talento íntegro del individuo y de abrirle un espacio de expansión personal.


      Gestionar e impulsar el talento en la organización implica, en primera instancia, tener claridad acerca de cómo se define el término "talento". Pues bien, el DRAE define el talento, en cuanto a aptitud, como la capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación, y en tanto a inteligencia lo define como la capacidad de entendimiento. En el ámbito de las organizaciones no hay  una definición universal de lo que es una persona sobresaliente, puesto que lo que se requiere varia en cierta medida de una empresa a otra; cada una tiene que concebir el perfil específico del talento que necesita. De esta forma, el talento es una capacidad integral gracias al cual la sumatoria de competencias y habilidades potenciadas desde el "ser" son aprovechadas para la innovación. El talento es, pues, la integración e interacción de las habilidades de una persona, sus características innatas, sus conocimientos, experiencias, experticia, inteligencia, actitud, carácter e iniciativa  para aprender y desarrollarse en diferentes contextos. Tenerlo claro permite identificar de qué manera y en qué áreas cada ser es talentoso y, de esta forma, poder explotar dicho talento en beneficio propio, de la organización y de la sociedad.

      Ahora bien, gestionar y motivar el talento supone influir en los procesos psicológicos tales como motivación, inteligencia, percepción, atención, emociones, lenguaje, entre otros, que interactúan con las variables contextuales y determinan la conducta organizacional. Según lo anterior, comprender el comportamiento psicosocial del ser humano también es clave a la hora de gestionar talento.

       Desde la pedagogía y la psicología, varias teorías se han preocupado por indagar sobre el comportamiento psicosocial del hombre, entre ellas la teoría constructivista (de Piaget). De acuerdo con esta teoría, los seres humanos construimos nuestra realidad en la medida que interactuamos con otros, lo que implica una constante reconstrucción de lo que consideramos "nuestra realidad". Este proceso de reconstrucción supone la interpretación permanente de lo individual, grupal y social (creencias, valores, actitudes, modos de sentir, pensar y actuar ante la vida, afectividad, conexiones con otros, etc.).

       La teoría constructivista hace posible desarrollo competitivo en cualquiera de los roles de cada ser humano con base en su perspectiva de vida, que bien puede pensarse como el conjunto de prioridades que se tienen respecto a distintos intereses, relaciones y personas. Así las cosas, el desempeño laboral de una persona se ve reflejado en la estrategia personal que tiene para su proyección laboral, lo que permite su desarrollo y autoconocimiento integral como ser humano. Saber lo que se es, lo que se quiere, lo que interesa, de lo que se es capaz, lo que se desea aprender y saber comunicarlo es fundamental para llegar al éxito. Las empresas requieren profesionales con un alto perfil de autoconocimiento y, a su vez, se hace necesario de parte de las empresas, contar con las estrategias pertinentes para indagar acerca de estos aspectos, saber identificarlos y ayudar en su realización y promoción.

      Es importante tomar en consideración lo anterior, puesto que  para potenciar el desempeño profesional de cualquier persona siempre se debe tener en cuenta  su desarrollo estructural como individuo,  base de su competencia profesional. En el desarrollo de los procesos organizacionales, el tener personal que no conozca acerca del comportamiento, tanto individual como social de las personas genera vacíos para su manejo, puesto que conlleva a la carencia de las competencias y actitudes necesarias que hagan posible enfrentarse a situaciones que se viven en las organizaciones y que aportan en la calidad de vida laboral y a  la productividad empresarial.


      De esta forma, la perspectiva psicosocial en las organizaciones se enfoca en la interacción social en el contexto donde éstas se producen y en el equipo de personas que interactúan en los diversos procesos, donde hay comportamientos tanto intrínsecos como extrínsecos de los individuos, que se ven desencadenados en las conductas organizacionales y que generan o buscan como objetivo el rendimiento competitivo en su trabajo.


      Hablar de talento humano supone hablar de competencias, de creatividad, capacidades, innovación, astucia, adaptación, estrategias y habilidades de pensamiento para asumir retos, pero también supone autoconocimiento. Como se deduce de lo expuesto, las competencias son un conjunto de características propias de cada persona, lo cual define su forma de pensar y actuar, y  que están relacionadas con un desempeño exitoso, incluyendo los motivos que cada uno tenga.


      Como empleado, si se pretende alcanzar el éxito, es necesario  autoconocerse a tal punto de identificar las propias aptitudes, de saber expresarlas y demostrarlas, y de saber dónde desarrollarlas, de manera que el talento se vea reconocido y redunde en el bienestar integral del individuo.  A su vez, es necesario reconocer las fallas y carencias que se posean,  determinar las aptitudes por mejorar,  tener la actitud y disposición para cambiar y evolucionar, y para adaptarse al cambio.


      Como empresa y gestores de talentos, es importante identificar los talentos de los empedados y la percepción que ellos tienen de su entorno laboral, pues esto facilita los niveles de identidad con la organización y su productividad. Asimismo, es importante motivar, promocionar y recompensar más allá del salario, de forma personal, el talento del individuo. Es importante, pues, tener una actitud positiva, asertiva y ética en la gestión empresarial, sin apartarse del contexto social en el que se labora y considerar al empleado no sólo cono el conjunto de saberes, o el saber-hacer, sino como el ser con un proyecto de vida que incluye a la organización y los intereses compartidos que se den entre ambos, sólo así será posible retener los talentos.

(La autora es Lic. en Lenguas Modernas de la Universidad Pedagógica Nacional y cuenta con estudios de Maestría en Lingüística Española del Instituto Caro y Cuervo en Bogotá, Colombia. Actualmente es la editora de "El rincón del Coach" y dirige la Editorial Sumasabes)


Fuente:TISOC
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

COACHING:TISOC : ENTREVISTA EXCLUSIVA A MIGUEL ROLDAN

  Entrevista a Miguel J. Roldán  
 

Entrevista realizada a Miguel J. Roldán, Coach Director General Asociado de TISOC publicado en La revista Equipos & Talento, por Sonia Mejuto.

DESCARGAR ENTREVISTA (PDF)


Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

coaching;TISOC Los siete pilares de la ley de la atracción

Éxito: Los siete pilares de la ley de la atracción

José María García

Los siete pilares de la ley de la atracción

José María García

autores@tisoc.com










       La esencia de la Ley de la Atracción dice:

 

"Todo lo que experimentamos en nuestra vida, bueno o malo, lo hemos atraído con nuestra forma de pensar, sentir y actuar en el pasado".



       Es decir, nuestro presente (nuestra "realidad") es el resultado de pensamientos+sentimientos+acciones del pasado. A partir de este entendimiento, los siete pasos a seguir son los siguientes:


1. Aceptación: Aceptar nuestra realidad como lo que es, una creación nuestra. Aceptar sin luchar ni culparnos, simplemente reconociéndola (con responsabilidad). Cuando comprendamos que nuestros pensamientos coinciden con nuestro punto de atracción y que la forma en que nos sentimos indica nuestro nivel de aceptación o de rechazo, sostendremos la llave que nos permitirá crear cuanto deseemos.
2. Aclaración: Mediante el proceso de lo que no nos gusta de nuestra situación y lo que sí nos gustaría tener en su lugar, acabamos encontrando la claridad necesaria para plantar las semillas de nuestros deseos. Nuestra verdadera misión es decidir lo que queremos y enfocarnos en ello, pues enfocándonos en lo que queremos, lo atraemos. Ése es el proceso de crear: pensar en lo que queremos, pensar mucho y con mucha claridad, para que nuestro Ser Interior nos ofrezca la emoción correspondiente. Y cuando pensamos y experimentamos la emoción, nos convertimos en el imán más poderoso que existe. 
3. Emoción: Nuestra guía personal e intransferible son nuestras emociones, ellas nos indican cómo nos estamos sintiendo en relación con nuestra realidad actual. Por eso, a través de la pregunta "¿cómo me voy a sentir cuando tenga lo que deseo?", conseguimos encontrar las emociones positivas necesarias para comenzar a emitir vibraciones de frecuencia alta que atraen otro tipo de realidades de mayor bienestar para nosotros. Nuestras emociones nos indican en todo momento nuestro grado de aceptación o resistencia. Nuestras emociones son el indicador físico de nuestra relación con nuestro Ser Interior. En otras palabras, mientras centramos la atención en un objeto y tenemos una visión y opinión específica sobre el mismo, nuestro Ser Interior también está enfocado en ello y tiene su propia visión y opinión. Las emociones que sentimos son las que nos indican nuestro acuerdo o desacuerdo con esas opiniones.
4. Imaginación: Poner en marcha nuestra forma particular de imaginar nuestros deseos nos permite conectar con el infinito campo de posibilidades que pueden manifestarse en nuestra vida para ir transformando nuestra realidad actual. Esto se logra con el ejercicio denominado "¿Qué tal si...?" En este proceso nuestra meta es invocar imágenes que nos hagan emitir una vibración que permita nuestro deseo; es crear imágenes que nos hagan sentir bien; es descubrir el lugar de los sentimientos de cómo sería si consiguiéramos nuestro deseo, en lugar de descubrir el lugar de los sentimientos de cómo sería si no lo consiguiéramos.
5. Afirmación: Una vez imaginadas todas las posibilidades que podrían hacerse realidad en nuestra vida, las acercamos más hacia nosotros con el poder de la afirmación positiva. Por esta razón, se utiliza el ejercicio llamado: "Estoy atrayendo…" Porque lo que llega a nuestra experiencia es lo hemos invitado a través de nuestros pensamientos. Y si nos tomamos un tiempo, varias veces al día, para identificar lo que queremos y exponer la afirmación de nuestro deseo o expectativa, adquiriremos el control magnético de nuestra propia experiencia. Ya no seremos la "víctimas" (en realidad, eso no existe).
6. Visualización: Las afirmaciones por sí solas no sirven de gran cosa. Visualizar cada una de las situaciones a las que nos llevan las afirmaciones es lo que hace realmente que comencemos a vivirlo en todo nuestro ser (muy parecido a los sueños que tenemos durante la noche). La imaginación es la capacidad de crear una idea, una imagen mental o una sensación de algo. La visualización creativa consiste en utilizar nuestra imaginación para crear una representación clara de algo que deseamos que se manifieste. 
7. Repetición: Para que todo este proceso se integre en nuestro ser y se vaya grabando en nuestro inconsciente, es necesario repetir, repetir, repetir, hasta adquirir el hábito mental y emocional. Está comprobado por la Neurociencia que nuestras neuronas necesitan un mínimo de 21 días de repetición para construir nuevas redes neuronales, lo que nos permitirá adquirir nuevas formas de pensar, de sentir y de actuar (esto lo saben muy bien en el mundo deportivo en general). Al final,  a través de la repetición nuestro inconsciente acaba creyendo lo que le grabamos, igual que si lo hubiera vivido en realidad y así comienza a colaborar en nuestro favor, aportándonos más claridad, más valor, más intuición, más inspiración, más tranquilidad, más seguridad.


"Porque es una Ley: cuando cambiamos nuestra mente, cambiamos nuestra vida".





(José María García es Coach Personal Certificado por CoachVille Spain y Formador de The Secret España: http://www.sapoquer.es/221307.html).

 

Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile