TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

viernes, 1 de agosto de 2008

desde el portal del coaching: La Felicidad: Una fórmula al alcance de todos

UN TRABAJO ESPECTACULAR, VEAMOS:
 
La Felicidad: Una fórmula al alcance de todos
Palabras Previas

La idea de escribir este pequeño estudio surgió del intercambio de inquietudes con un buen amigo acerca del tema que más energía ha movilizado a lo largo de la historia de la humanidad (consciente o inconscientemente las personas siempre hemos tratado de ser felices) y tras la lectura de diversas obras que recogen desde perspectivas distintas una fórmula de la felicitad1.

De todas ellas, la planteada por Eduardo Punset2 me pareció especialmente estimulante por el envoltorio de fracción matemática utilizado (y en el que me inspiro para presentar esta propuesta). Sin embargo, mi formación profesional y mi experiencia como coach me llevaron a mostrar que existen otros factores que deben ser tenidos en cuenta a la hora de "formular" la felicidad, en el supuesto de que ello fuera posible más allá de una aproximación meramente metodológica.

La pretensión de este artículo no es otra que la de relacionar los elementos que desde mi punto de vista y vivencia personal, resultan esenciales para que la experiencia de felicidad se instale progresivamente en la persona a través del trabajo interior del individuo y con independencia de cuales sean los factores exógenos que lo envuelvan.

Por tal motivo, en esta ocasión no me referiré a las herramientas o métodos a través de los cuales considero que se pueden incorporar estos factores. Dejo para otro momento entrar en el capítulo de los "como" y desarrollar el abanico de trabajos de crecimiento personal que corresponderían a cada uno de los apartados mencionados en el presente decálogo.

Quede aquí el testimonio de mi profunda gratitud hacia todos los profesionales y maestros excelentes que durante años me han acompañado de muy distintas maneras en la vivencia de los factores aquí reseñados y en el descubrimiento del camino de la felicidad. A todos ellos debo una parte muy importante de la persona que he aprendido a ser y de mi contribución actual y futura a la sociedad.

La fórmula de la felicitad de la que parto sería como sigue:

Felicidad =  [I] Centramiento (Disfrute + Visión + Relaciones Personales + Contribución)
[F] Carga del Pasado + Resistencia a la vida + Miedo

En la fracción se dan unos factores Impulsores [I] y unos factores Frenadores [F].

[I] Factores Impulsores / [F] Factores Frenadores = Felicidad Reducida


Superación de Factores Frenadores

1. (Re) Conquista de uno mismo

Carga del pasado
  • Limpiar viejos aprendizajes: trascender los condicionamientos parentales y actitudes negativas construidos durante la infancia que provocan todavía en la edad madura la reproducción de patrones de comportamiento ineficaces, alejan de los resultados deseados y causan dolor.
  • Soltar lastres emocionales: disolver los estados de ánimo negativos originados de antiguo en los que se sigue estando atrapado y que drenan energía y alejan de hacer lo que se desearía hacer o del "hacer efectivo". Perdonarse errores y perdonar. "Pasar página" e integrar el pasado.
  • Creencias propias: detectar y cuestionar valores y creencias sobre uno mismo, sobre los demás y sobre el mundo para recuperar autoridad interna y ganar integridad.
  • Creencias grupales: revisar juicios, normas y "etiquetas" sociales que condicionan Como hemos de ser y Qué tenemos que hacer.
  • Síntesis de los dos puntos anteriores: nombrarse a si mismo conductor de la propia vida y asumir la responsabilidad de la misma.
Resistencia a la vida
  • Aceptar lo que no se puede cambiar: hechos ocurridos, limitaciones físicas, historia personal... ¡Cuidado en distinguir bien entre imposibilidad real e ilusoria!
  • Trabajo corporal: deshacer bloqueos en el cuerpo para liberar la energía estancada a raíz de experiencias dolorosas y ponerla a disposición de todas las funciones vitales.
  • Aceptarse a uno mismo, la vida y a las personas sin resistencia, es el camino más directo para ganar en salud mental y física. La serenidad y espíritu animoso que nacen de la genuina aceptación, permiten dar la mejor respuesta a los retos que nos toca vivir con aquello que sí está en nuestra mano y que es mucho más de lo que a menudo imaginamos.
  • Aceptar es una inversión rentable: supone el primer paso en la transformación (literal) de situaciones vividas como problema.
Miedo
  • Perder el "miedo a tener miedo" (dado que su rechazo no hace más que agravar la percepción de amenaza física o emocional y genera un gran sufrimiento) y escuchar lo que esta emoción tiene que comunicarnos de utilidad.
  • Alquimizar el miedo: convertirlo en un aliado y permitir que nos cuide y avise de nuestros recursos insuficientes para afrontar la situación percibida como peligrosa. Transformar en fortaleza la limitación o carencia señaladas por el miedo, a través del aprendizaje y la acción idóneos.
  • Debajo del temor recurrente se esconde a menudo nuestra mayor virtud o talento. El miedo contiene en su interior, si sabemos verlo, el antídoto contra la experiencia temida que suele ser un recurso interno de gran potencial de desarrollo para salir exitosos de la misma.
Cuando los factores Frenadores se transmutan en positivo (a través del trabajo personal), el denominador queda neutralizado y los elementos que lo componían pasan a ser factores Impulsores de la felicidad.

Felicidad =
[I] Centramiento (Disfrute + Visión + Relaciones Personales + Contribución) +
Limpieza del pasado + Aceptación + Miedo alquimizado


Factores Impulsores

2. Vivir en plenitud

Cultivar el centramiento
  • Mantener la conexión firme con el cuerpo atendiendo y experimentando el rosario de sensaciones que se suceden dentro nuestro de forma permanente, proporciona la paz necesaria para reconocer y gestionar las propias emociones.
  • Del centramiento brota de forma natural la energía que impulsa a comprometerse con un propósito y el amor por lo que hacemos y por las personas que nos rodean. De nuestro centro emanan también todos los recursos que necesitamos para sentirnos realizados y ser felices.
  • Permanecer centrado viviendo la experiencia presente con apertura y conciencia, es abrirse a la fuente de plenitud.
El centramiento es el verdadero potenciador del resto de factores Impulsores [I] de la felicidad.

a) Disfrute
  • Saborear en cada momento las cosas grandes y pequeñas (y si no se consigue... tomarlo con ligereza y volverlo a intentar :-) ).
  • Jugar, pasárselo bien y reír. También de uno mismo (¡Con compasión!).
  • Disfrutar de los procesos. Del trayecto en si mismo, más que de la llegada a la meta. Convertirse en aventurero de la vida.
  • Permitirse equivocarse como fuente de aprendizaje constante. Si quitamos dramatismo a los fracasos y sabemos reciclar de ellos el lado útil y positivo, tendremos distracción productiva asegurada.
  • "Viajar en ultraligero" por la vida contemplando el panorama de las cosas y situaciones sin perder el detalle y desplazarse de un foco al otro saboreando la melodía de las experiencias.
b) Visión
  • Construir una visión desafiante e inspirarse en ella para dar dirección y sentido a la propia vida. Hacerlo basándose en principios éticos y necesidades de nuestro tiempo nos conecta con la esencia de quién somos y qué somos y nos pone en contacto con nuestro mayor potencial.
  • Clarificar el propósito de la vida, permite definir una misión personal, seleccionar de forma coherente en el momento presente las acciones individuales y los valores que las orientan y da solidez para actuar más allá de nuestras posibilidades.
c) Relaciones Personales
  • Cultivar relaciones amplias, variadas y de calidad sea cual sea el tipo de vínculo.
  • Cooperar en grupos, redes o comunidades como fuente de intercambio y de enriquecimiento permanentes.
  • Respetar a las personas en su individualidad, aceptar puntos de vista diferentes. Dar amor.
  • Abrirse al otro genuinamente y escuchar antes de ser escuchado.
  • Comunicarse de forma abierta, honesta y eficiente.
  • Generar confianza en las personas.
  • Pensar en términos de "ganar todos" y de colaboración conjunta para producir resultados más ricos y de mayor alcance. ¡Dejar de ir solos por la vida!
  • Autoliderarse antes de liderar.
Contribución
  • Descubrir los propios dones y talentos singulares y ponerlos al servicio del trabajo diario proporciona altas cotas de felicitad y tiene una eficiencia óptima en términos de esfuerzo y de rendimiento. Nadie hace mejor que uno mismo aquello para lo que está más capacitado, tiene disponible de forma natural y le resulta fácil de hacer. ¡¡¿Porqué extenuarse para acabar siendo una –mala– réplica ajena?!!
    El entorno nos agradecerá que nos dediquemos a desarrollar y a enriquecer nuestra especial contribución, a través de la práctica diaria, del estudio y del perfeccionamiento continuado de nuestras aptitudes.
  • Permitirse brillar con luz propia supone permitir lo mismo a los demás y contribuye, adicionalmente, a la felicidad de quien nos rodea. Cuando se vive de acuerdo con un propósito elevado se inspira a los demás a actuar de forma similar.
  • Dejarse llevar por el flujo abundante del binomio dar-recibir. La paradoja es que sólo se tiene –y retiene– lo que se da y practicar la generosidad consciente deviene una fuente incomparable de felicidad y al tiempo de prosperidad a todos los niveles; mental, emocional y material.
    Un efecto secundario de experimentar el dar-recibir: ¡Confianza en la vida!
La Contribución (vivir plenamente la individualidad aportando a los demás lo mejor de nosotros), es junto con el centramiento el factor más importante de la fórmula. Y tanto es así, que si hubiésemos de reducirla a su mínima expresión o tuviéramos que destilar su esencia, dejaríamos como únicos estos dos factores que llamamos precursores de felicidad (plenitud).

Pero, para llegar a vivir centrado y ser del todo uno mismo ganando así la más grande de las conquistas; la del autoconocimiento (que lleva a identificar la contribución personal), ya hemos dicho que es necesario superar primero los aspectos Frenadores a través de un trabajo personal profundo y comprometido.

"Hacer los deberes" tiene premio: el regalo de la libertad interior y del sentimiento de gratitud. ¿Y qué son estos elementos sino indicadores de felicidad?

Así pues, en nuestra opinión, la superación de los factores Frenadores y el desarrollo de los factores Impulsores es lo que permite vivenciar una felicidad plena.

Felicidad Plena = Factores Impulsores [I] + Factores Frenadores Transmutados

Felicidad individual y colectiva: dos fórmulas enlazadas

Haciendo lo que es más auténtico en cada uno de nosotros y practicando todos los factores de la "fórmula de la felicidad", devendremos seres integrados y sólidamente conectados a la vida y estaremos contribuyendo de forma natural a hacer de nuestros entornos lugares más estimulantes. Ello pasa por el cambio individual, por la acción personal sostenida y por la propagación del "virus" del respeto, del compromiso y de la generosidad.
Sin duda, la fórmula de la felicidad colectiva demanda también una transmutación de factores Frenadores colectivos. Un cambio que será la suma de experiencias individuales de plenitud. Un mundo mejor es posible si todos jugamos con interés a ser más felices.


Autora: Elena Porté Solano
Coach Ejecutivo
Entrenadora de desarrollo personal y profesional
Consultora en Desarrollo de Organizaciones, Coach y Mentora
Facilitadora autorizada de Coachville de Directivo Coach
Máster y Trainer's en Programación Neurolingüística (PNL)
Entrenada con Susana Bloch en el modelo Alba Emoting, método científico que estudia los patrones efectores de las emociones básicas

 
1  Punset, Eduardo: "El Viaje a la Felicidad, Las nuevas claves científicas". 2005, 15a edición.
"Happiness, A strangely newfangled idea". The Economist print edition. Jan 12th 2006.
"Affluence, Happiness (and how to measure it)".The Economist print edition. Dec 19th 2006.
2  Vid. obra de Eduardo Punset citada en nota 1.


CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

desde portal del coaching: ¿El Silencio en las Organizaciones?

El Silencio en las Organizaciones
En temas de comunicación generalmente nos focalizamos tanto en nuestra manera de hablar en cuanto a la forma y los contenidos, como en nuestra habilidad para ejercer una escucha proactiva.Hablar y escuchar son cuestiones excluyentes en una formación que apunte al desarrollo de la comunicación efectiva.
Trabajar en estos fenómenos es de suma importancia ya que la lengua no es un código único y monolítico sino un mosaico de diferentes elementos.
Al respecto nos dice C. Kerbrat-Orecchioni: "Hablar no es cambiar libremente informaciones que "fluyen" armoniosamente, indiferentes a las condiciones concretas de la situación de habla y a las propiedades específicas de los miembros del intercambio verbal".
La conducta humana se da en una situación determinada, definida por un espacio, un tiempo y unos actores y objetos involucrados.
La actividad del "conversar" implica la comunicación y la comunicación implica que algo pasa entredos individuos: no reconocer el gran contenido interpretativo en lo que decimos y en lo que escuchamos, nos lleva frecuentemente a conflictos en las familias, organizaciones, la sociedad en general.
Por este motivo, una de las primeras tareas de un Coach es acompañar a su cliente a que observe que "esos" que hablamos y que escuchamos somos "nosotros" y de que "ése" que me dice algo y que me escucha, es otro que también se refleja a sí mismo en sus palabras.
Hay una enorme variedad de elementos presentes en el individuo y que actúan poderosamente en el momento de la comunicación: las experiencias pasadas, las expectativas del individuo respecto de lo que puede ocurrir, de su futuro, las necesidades o motivaciones, las consecuencias posibles de una acción o suceso, sus emociones y por supuesto, el contexto.
Todas estas consideraciones sobre la comunicación son frecuentemente abordadas al tratar la temática comunicacional. Sin embargo, parece menos frecuente abordar la misma, e incluso la cuestión del liderazgo, desde el punto de vista de lo que "no se dice", desde los llamados "silencios activos".
Y he aquí otro terreno fértil para la intervención del Coach, dadas las consecuencias nefastas que acarrea este "callar" tanto para el individuo como para la organización en su conjunto.
Aquí no se trata del silencio que es "ausencia de palabras" sino del silencio que consiste en no expresar lo que se piensa. ¿Cuántas veces no pronunciamos palabras y sin embargo nuestro pensamiento fluye en una catarata de palabras?
¿Qué es eso que nos hace callar? ¿Para qué callamos? ¿Cuál es el costo que pagamos y que paga toda la organización por ese silencio?
Este estilo de proceder una vez instalado como rutina de comportamiento, deja de ser percibido, se "actúa" sin que nadie lo desee a propósito; de a poco comienza a formar parte de la cultura de la empresa (familia, comunidad, organización).
Y entonces, como dice Freddy Kofman: "Las interacciones se vuelven desconfiadas y paranoicas. Argyris escribe: A medida que los participantes propagan y perpetúan las rutinas defensivas, las inconsistencias, los artificios y la ceguera para con el propio ejercicio de esas rutinas, se vuelven parte de la trama de la cultura organizacional".
Poner bajo la lupa este fenómeno sistémico permitirá descubrir los factores que ejercen una influencia negativa en el logro de los resultados deseados, alterando no sólo la performance de las personas sino también su calidad de vida.
La propuesta es tomar en consideración la desconexión existente entre

Lo que uno piensa   /   Lo que uno dice   /   Lo que uno hace

ya que, cuanto más grande es la brecha, mayores serán las alteraciones en las conductas de las personas.
Si en un comienzo pensamos que hablar es peligroso, con el tiempo nos "olvidamos" cómo y cuándo esto empezó, simplemente obramos en consecuencia ya que quedamos "ciegos" al mecanismo según el cual actuamos.
Si, por ejemplo, tomamos una creencia cotidiana de cualquier equipo u organización, algo que todo el mundo sabe, que todo el mundo cree, que nadie cuestiona y con la que todos se relacionan como "la verdad", entonces esa creencia va a ser algo que está en el background y será transparente en cualquier conversación, nadie se lo cuestionará y determinará, en gran medida, las acciones.
Este proceder se refleja en la vida de las organizaciones con graves consecuencias para la calidad del trabajo, la toma de decisiones, el aporte de iniciativas, la gestión del tiempo, entre otros efectos negativos.
El "callar" así entendido, a cualquier nivel del entramado organizacional, es un mecanismo perverso que no sólo cuesta mucho dinero a las empresas, sino también favorece un clima emocional altamente pernicioso.
Pero ¿cómo minimizar el impacto de los silencios?, ¿cómo favorecer una cultura del "hablar claro"? ¿es posible cambiar un sistema de conductas y de creencias instaladas?
Posiblemente la respuesta a estas preguntas esté en la disposición a adoptar nuevas prácticas, esto es, en el compromiso asumido con un aprendizaje de nuevas formas de ser y hacer, tal como propone la disciplina del Coaching.
P. Zeus y S. Skiffington nos dicen: "El coaching está muy relacionado con el cambio y la transformación, con la capacidad humana de crecer, alterar comportamientos mal adaptados y generar nuevas acciones satisfactorias".
Si nos animamos a:
  • Reflexionar para hablar sobre lo "indiscutible".
  • Revisar críticamente las interpretaciones, puntos de vista, valoraciones.
  • Reconocer y manifestar las inconsistencias observadas.
  • Escuchar y legitimar al otro.
  • Dar participación en las decisiones (Visión Compartida, Participación Operativa).
  • Respetar las diferencias, cuidando el clima emocional.
  • Responsabilizarse (no culparse) por las situaciones insatisfactorias.
Entonces... Crearemos nuevas formas de conversar.

¿Se arriesga a que una "buena idea" se transforme en "realidad"?


Fuentes Bibliográficas:
  • Maturana, Humberto. La Objetividad. Dolmen. Chile 1997
  • Kerbrat Orecchioni, Catherine. La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Hachette. Buenos Aires 1986
  • Jaworski, Joseph. Sincronicidad. Paidos Plural. Buenos Aires 1997
  • Flores, Fernando. Inventando la empresa del siglo XXI. Granica. Chile 1997
  • Flores, Fernando. Creando Organizaciones para el futuro. Granica. Chile 1997
  • Senge, Peter. La Quinta Disciplina. Granica. Buenos Aires 1998
  • Kofman, Freddy. Metamanagement. Granica. Buenos Aires 1998
  • Zeus, P. - Skiffington, S. Coaching en el trabajo. McGraw-Hill. Madrid 2002

Autora: Alicia Mónica Bilucaglia
Coach Certificada
Tecnicatura en Liderazgo y Diseño Ontológico
Profesora Universitaria en Filosofía
Docente del Master de Coaching Organizacional USAL
Formadora de Coaches

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile