TU NO ESTAS SOLA O SOLO EN ESTE MUNDO SI TE GUSTA UN ARTICULO COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES, TWITTER, FACEBOOK

viernes, 23 de mayo de 2008

EL ARTE DEL COACHING


EL ARTE DEL COACHING

JESUS SANPEDRO

Durante mi tiempo de formación como coach profesional de liderazgo, pase por un momento interesante en donde entendí que yo necesitaba tomar primero la medicina que luego le daría a los demás. Yo necesitaba de un coach, y como apenas comenzaba a explorar esta disciplina, esa idea no me parecía tan buena.

Por ejemplo, debía accionar prácticas como la reflexión y la sinceridad, pero la que mas esfuerzo me tomo fue la de filtrar ideas acerca de mis planes a futuro en función de mis propios valores. Es decir, a través del proceso de coaching necesite ser confrontado sabiamente acerca de mis patrones de pensamiento, mi razonamiento “lógico” de las cosas y de las motivaciones en mi vida.

Ese proceso, inicialmente fue incomodo pero ahora entiendo que yo necesitaba eso, si en verdad quería enfilarme a crecer, desarrollar habilidades y/o lograr maximizar mi potencial.

Para esto requerí aplicar ciertas prácticas para salir exitoso del proceso. 

La primera fue el ser lo suficientemente humilde para aceptar que puedo estar dirigiendo mal algún área de mi vida sin saberlo. No que toda mi vida estaba en mal camino, pero que ciertamente existía la posibilidad de que algún área estaría en cierto proceso que potencialmente traería consecuencias y repercusiones a las otras áreas de mi vida, y por consiguiente a mi vida en general. Lo más interesante es que quizás ni yo lo he notado, ni mis amigos/familiares. Y por que no? quizás sean tan buenos amigos/familiares que no han sido capaces de confrontarme y decirme la verdad con sabiduría por miedo a “herirme”. Lo cierto es que en vez de herirme, estarían haciéndome un bien. Sin embargo esto lo entendí mas tarde en mi proceso de descubrimiento del coaching. 

Otra práctica importante es la de ser sincero y aceptar que alguien puede contribuir grandemente (en este caso un Coach) a maximizar mi vida. Permitir que esta persona este al tanto de cosas importantes en mi vida, que además yo le de permiso para indagar y hacer preguntas extraordinarias que planteen un reto a mantenerme centrado en mis motivos esenciales, requería de un urgente proceso de selección para desarrollar un ambiente pleno de confianza y aceptación. Es mas, les soy sincero, las preguntas resultaban incomodas muchas de las veces; sin embargo, hoy considero que vale la pena por los extraordinarios efectos que las preguntas correctas, hechas en el momento y en la forma correcta pueden tener.

La práctica del coaching requiere del uso de técnicas útiles para traer verdadera transformación a los que se ven inmersos en esta práctica. Estas técnicas deben ser integradas y usadas en sabia armonía para verdaderamente lograr el avance efectivo de individuos. Entre algunas técnicas que convergen en la práctica están las de escucha activa, responsabilidad y descubrimiento. 

La escucha activa despierta el arte de la reflexión, demuestra estima y respeto, y enfatiza que el descubrimiento ocurre a nivel personal. Usualmente se piensa, especialmente aquellos con cierta experiencia profesional, que el compartir la experiencia adquirida en la práctica es lo que puede impactar y facilitar el avance de los demás. A pesar de haber algo cierto en ello, es importante reconocer que debe haber un proceso de alumbramiento propio en la persona para que la acción tenga sentido. Uno de los más grandes retos para nuestra generación es tener suficiente paciencia y esperar a que cierto asunto haga “click” en la mente de la otra persona.

El coach establece junto con el coachee (quien recibe el coaching o cliente) un sistema pro-activo de apoyo, motivación y mantenimiento/control del avance con respecto a metas mutuamente acordadas; sin embargo, el que las cosas se lleven a cabo es responsabilidad exclusiva del coachee. Este esquema rompe el paradigma de la “dependencia infructuosa”, en donde supuestamente el coach debe “arrear” al coachee para que sigua adelante. En el verdadero coaching, ambos cumplen con su parte, sin embargo el coachee es quien llama, manda el e-mail, fomenta el intercambio y demuestra interés ya que su desarrollo depende de que esos encuentros se lleve a cabo apropiadamente. 

Es muy común hoy escuchar gente culpando a otros por su propio fracaso. Si bien es cierto que no podemos hacer las cosas de forma individual, en la práctica del coaching se asume que somos responsables por el uso óptimo de nuestro tiempo, talentos y tesoros. Es por esto que debemos aprender a tomar las riendas para ser “arquitectos y visionarios” de nuestra vida. He aquí la importancia de procurar relaciones o afiliaciones que faciliten el establecimiento de un fundamento sólido en nuestro avance como lideres en esta sociedad de rápido avance. El coaching puede contribuir a formar un fundamento auténtico, basado en valores sustentados por principios universales, que permita potenciar una vida de éxito integral y así dejar un verdadero legado en otros. 

No hay comentarios: